• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

José Ramón Reyes tiene medido a su hermano

José Miguel Reyes jugó el semestre pasado en la capital el clásico contra Caracas | Foto: Williams Marrero / Archivo

José Miguel Reyes jugó el semestre pasado en la capital el clásico contra Caracas | Foto: Williams Marrero / Archivo

El jugador le explicó a sus compañeros cómo defender a José Miguel, una de las armas principales del Táchira

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

José Miguel Reyes se convirtió este semestre en uno de los motores del Táchira de Daniel Farías. Su agresividad a la hora de encarar al rival, su capacidad de desborde, su velocidad y el remate a gol; han hecho que el extremo derecho sea una pieza invaluable para el conjunto atigrado.

El domingo se verá las caras en el estadio Olímpico de la UCV contra su hermano, José Ramón, quien, pese a que no ha contado con los minutos que hubiese deseado, buscó la manera de aportar al Caracas en el duelo contra su eterno rival.

“Los clásicos con partidos especiales. Ahí no existe familia ni nada. Ya le dije a Ruberth Quijada y a Jefre Vargas, como tienen que hacer para parar a mi hermano”, explicó sin desparpajo el menor de los Reyes, de 19 años de edad, sobre la fórmula que deberán aplicar los defensores capitalinos para detener al valenciano de 21 años de edad.

“A José Miguel tienen que tratar de pegarlo contra la banda. Evitar que desborde. Mi hermano es muy rápido. Ellos saben que es un jugador que controla mucho la pelota por su perfil. La idea es que al que le toque marcarlo, lo trate de arrinconar bien, para quitarle espacio”, contó el volante, que como su hermano, juega como extremo por el costado derecho.


Ya coincidieron. El duelo entre Táchira y Caracas tiene un sabor especial para la familia Reyes. José Ramón contó que ya le tocó jugar contra José Miguel la temporada pasada, y que ese duelo fraternal entre hermanos y rivales, se calentó desde ese día.

“Desde que empezamos a jugar, estábamos siempre pendientes cuando nos enfrentábamos. En el último clásico nos tocó jugar a los dos un rato, y eso fue una guerra campal. Nos decíamos de todo”, contó Reyes.

“Él me ve como un rival y yo a él también. Me acuerdo que me dijo cosas como 'mira pelao, a mí no me pasas', pero tampoco nada tan fuerte. Son cosas de partido. Pero sí le ponemos algo de picante. Y yo ya le dije, que si le hago un gol, lo voy a perrear. Pero como hermanos pues, sin faltarnos el respeto, pero siempre con ese juego”, contó entre risas.

Sobre la actualidad del equipo, el volante aseguró que espera que el partido del domingo le sirva a Caracas para apuntalar su opción de ser campeón. “Estamos contentos, porque se nos están dando los resultados. Enfrentar un clásico así, es algo que se espera todo el año, y estando como líder es mejor. Ahora toca dar el esfuerzo más duro para lograr el objetivo final que todos queremos”, remató.