• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

José Nelo siente nostalgia en vísperas del retiro

José Nelo, el "Morenito de Maracay" / Manuel Sardá

José Nelo siente nostalgia en vísperas del retiro / Manuel Sardá

Después de 35 años "Morenito de Maracay" cerrará la etapa como matador en la ciudad que lo vio nacer

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

35 años son casi una vida, en ese tiempo se puede desarrollar una profesión, iniciar una familia, viajar o construir una trayectoria tan sólida en el mundo taurino como para ganarse un lugar entre los mejores matadores venezolanos y extranjeros, esa es la historia de José Nelo "Morenito de Maracay", un torero que nació el 23 de agosto de 1955.

En 1974 comenzó su andar en una carrera nada fácil para él ni para su familia, que estuvo llena de mucha entrega y sacrificio: "Mi ex esposa prefería no ir a las corridas porque cuando lo hacía se comía las uñas y todo lo que encontraba alrededor, entonces no iba a verme para evitar tener un problema de salud por comerse una servilletas o cualquier cosa que consiguiera.

Era duro pero la aparté un poquito, igual que a mi hija porque desde un principio no quise ni que oliera los toros, ella se fue por la música, está grabando videos musicales y estudiando en Miami, se llama Arantxa Nelo, es la ilusión de mi vida".

La Feria de San José en su natal Maracay, es el escenario que Nelo escogió para colgar el capote y las muletas, donde además, los días 16 y 17 de marzo, se celebrarán los 80 años de la Maestranza César Girón y también torearán los venezolanos José Cariel "el Amarillo" y Erick Cortez, el mexicano debutante Diego Silvetti y los españoles Manuel Escribano, Esaú Fernández y Antonio Ferrera.

"Desde hace cuatro meses me preparo, parece más mi debut que mi despedida pero hay que aplicarse mucho con la física, igualmente siempre juego frontenis, hago mucho footing y toreo bastante al aire, como hacen los boxeadores que pelean frente al espejo, sin toro con los capotes y las muletas, practico eso a diario para no perder el ritmo de los movimientos", explicó.

Hace falta el Nuevo Circo. Comparando la actualidad con la época en que Nelo inició el trayecto como torero, las corridas y las fiestas entorno a ellas han disminuido considerablemente, quizás en Venezuela mucho más que en España. La aparición de grupos protectores de animales y la desaparición de espacios que antes fueron grandes escenarios taurinos, son factores que han ejercido una presión negativa sobre la actividad.

"En el país las corridas se vieron afectadas por la ausencia del Nuevo Circo de Caracas, ese lugar era una vena tan importante que lo que se hacía ahí se sabía en todo el mundo.

Era el lugar de las corridas de la Prensa, de la Policía Técnica Judicial, de los Bomberos y de muchas otras. Desde hace 20 años esa plaza está parada y eso ha sido un golpe muy fuerte. El grupo antitaurino que hay en Venezuela es muy reducido, son unas 26 personas que en realidad no tienen conciencia de lo que están reclamando porque el toro bravo se cría especialmente para eso, con un montón de cuidados, y si se deja de torear a la larga se va a extinguir esa raza, entonces ¿qué es lo que están protegiendo? Ellos dicen unas barbaridades que son mentira, como que el toro se maltrata antes de entrar a la lidia, que le echan cosas en los ojos o que lo drogan y esas cosas perjudicarían el espectáculo porque nosotros necesitamos un toro íntegro. Ese animal es privilegiado, desde que nace recibe un cuidado minucioso y el destino de él es morir en una plaza, claro, muere de una forma diferente y más bella a como lo hacen los mansos, esos mueren horriblemente pero la gente no lo ve. El toro bravo muere defendiendo una raza, no hay ningún otro animal en el mundo que tenga el privilegio de ser aplaudido después de muerto, de hecho, hay toros inmortalizados en la historia por la bravura que demostraron", recordó.

A pesar de esa postura, Nelo reconoce que sí hay crueldad en las corridas: "Obviamente a todo el mundo le da tristeza ver sangre, mientras que estoy viendo a otro matador a veces siento pena porque ese toro tenga que morir, pero si pensamos así entonces no tendría que morir ni la gallina o ningún animal de los que comemos. En la forma de torear hay una ética, pero en ocasiones algunos se pasan y se ve muy feo, a mí me gustaría proponer que no se le dé tanto sufrimiento al toro en el ruedo, que se lidie y se pique una vez, el torero tiene su momento y si falla, entonces que ese animal salga del ruedo y que piten al que falló, del exceso de maltrato es que se agarran nuestros detractores".

Enrique Nelo será el responsabilidad de continuar con la dinastía del "Morenito de Maracay", el sobrino que con 23 años de edad acaba de obtener la alternativa apadrinado por su tío. Como apoderado del joven, espera ayudarlo en todo momento y encarrilarlo a dejar una estela en el mundo taurino.

José Nelo asegura que pensar en el retiro le produce una mezcla de sentimientos, porque son tantos recuerdos, añoranzas, grandes tardes y faenas que se reducen a una sola tarde donde todo eso terminará.

"Cuando llegue a la maestranza estoy seguro de que lloraré mucho, hay un dicho que reza `dicen que no son tristes las despedidas, dile a quien lo dijo que se despida’ así que bueno, para allá vamos. Casi todos mis familiares estarán presentes, incluso viene gente de España y estoy viendo la posibilidad de que mi hija venga de Miami, a lo mejor no a la corrida pero quiero tenerla cerca después de que todo pase. Mi ex esposa y yo nos llevamos mejor que nunca por nuestra hija y si viene espero que no asista a la plaza, no vaya a ser que se coma un periódico de los nervios.

Estamos haciendo todos los esfuerzos para que la gente que ha tenido que ver con mi carrera me acompañe en este momento tan importante", declaró.

Seguir ligado a las fiestas taurinas, apoyar a su sobrino, dedicarse al comercio de ganado y ser criador de toros bravos son algunas de las cosas que planea hacer Nelo después de su última corrida, "quiero seguir involucrado con los toros y el campo de cualquier manera".