• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

¿Jonrón del adiós?

Álex Cabrera, toletero de los Tiburones de La Guaira / Archivo

Álex Cabrera, toletero de los Tiburones de La Guaira / Archivo

Alex Cabrera medita la posibilidad de retirarse después de cumplir el sueño más grande de toda su carrera: Sacar la pelota del parque con su hijo como receptor

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alex Cabrera esperó el sábado por la noche a su hijo Ramón en casa. En la intimidad del hogar desnudó su deseo más grande y no le importó que no fuera del agrado de su heredero.

Le dijo que si en el juego del día siguiente, en el que se enfrentaron La Guaira y Caracas daba un jonrón y él estaba sentado en la receptoría se retiraba. Cuenta Alex que Ramón, el joven catcher del Caracas, no le creyó.

Llegaron juntos al Estadio Universitario. Uno se movió hacia el dugout de la derecha y el otro al de la izquierda. Ya uniformados, Ramón se acercó a su padre para conversar. Alex aprovechó para recordarle lo que le había dicho la noche anterior y Ramón sólo sonrió.

Era la primera vez que ambos comenzaban juntos un encuentro. Al llegar al plato para su primer turno, Alex le dio un pequeño toque con el bate a Ramón y le repitió que se retiraría si la sacaba. Una recta alta del abridor del Caracas Sean Gallagher en el primer episodio bastó. La pelota desapareció entre los fanáticos de la izquierda y El Samurai hizo el recorrido de bases más emocionante de su carrera.

Pisó el plato, vio a su hijo, que lo esperaba con la cara agachada, y sorprendió al estadio al quitarse la camisa y regalársela. Lo curioso fue que Ramón no la aceptó y la devolvió.

“En el momento que di el jonrón levanté las manos y le dije ´te lo dije´. Se quedó sentado y le volví a decir que me retiraba. Le entregué la camisa y le dije que el que iba a defender el número (38) era él. Dí lo que tenía que dar. Él tiró la camisa y dijo que no la quería, porque no quiere que me retire”, contó Alex con lágrimas en los ojos.

Al llegar al dugout con la sudadera que llevaba bajo la camiseta de La Guaira, Alex se le acercó al manager Marco Davalillo para confesarle algo.
“Le dije a Davalillo que uno de los sueños de mi vida se había cumplido y le pedí que me sacara porque no podía seguir. Me puse a llorar por la satisfacción”, explicó.

Davalillo lo escuchó y en el siguiente turno del cuarto bate y designado de La Guaira apareció Rafael Álvarez. Alex aprovechó ese tiempo para analizar si ese laberíntico batazo era el último sablazo del Samurai en Venezuela.

“Si te digo la verdad creo que sí me retiro. Ya di todo lo que tenía que dar. Pero conozco a mi hijo y sé que no me va a dejar. Me dijo que quiere que sea campeón con La Guaira y luego que me retire. Es algo que voy a hablar con él y lo voy a pensar muy bien. Eso sí, esta es mi última temporada en Venezuela”, anunció el slugger de 40 años de edad.

Alex esperaba reunirse con sus hijos después del juego para tomar la decisión. “Seguro me van a convencer para que termine la temporada. Por ellos lo haría”, aseguró.
 
“Lo trataré de convencer”

Ramón Cabrera confesó que no esperaba que su padre le entregara la camiseta después del jonrón, pese a que ya se lo había adelantado. “Creo que mi papá pudo hacerlo de una mejor manera. Podía pedir tiempo, o algo así”, sonrió el careta. “Sé que él tenía en mente retirarse si pasaba eso, pero igual me sorprendió. Lo trataré de convencer para que no se retire”.