• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Johan Santana: “Nadie tiene una bola de cristal”

El Gocho no ha podido lanzar regularmente desde que ejecutó 134 pitcheos aquella noche | FOTO AP

El Gocho no ha podido lanzar regularmente desde que ejecutó 134 pitcheos aquella noche | FOTO AP

El doble Cy Young de la Liga Americana asegura que nada ni nadie podía sacarlo de aquel encuentro ante los Cardenales en el Citi Field de Nueva York

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Johan Santana lleva tres años tratando de volver a pisar un montículo de las Grandes Ligas. Con dos operaciones en el hombro izquierdo y otra cirugía en el Talón de Aquiles, el doble Cy Young le cierra la puerta al retiro y, en cambio, batalla en el complejo primaveral de los Azulejos de Toronto en Dunedín, Florida.

“Solo pienso en lanzar de nuevo en las mayores. Como abridor o relevista, no me importa. Solo quiero volver porque es un reto”, advirtió el zurdo venezolano en  una entrevista con Phil Taylor, periodista de la afamada revista Sports Illustrated.

Taylor realizó un reportaje publicado ayer a propósito de los tres años del juego sin hit ni carreras que logró Santana con el uniforme de los Mets ante los Cardenales, en el Citi Field de Nueva York. Además de conversar con el protagonista de la película, también lo hizo con otros personajes ligados a la historia entre ellos Terry Collins, el que algunos consideran el villano de aquella noche.

El manager de los metropolitanos fue duramente cuestionado por haber dejado que Santana realizara 134 lanzamientos para completar el primer no hitter en la historia de la franquicia. “Fue sin lugar a dudas la peor noche que he pasado en el beisbol”, lamentó Collins.

Collins ese día tenía el corazón dividido. Por un lado deseaba que Santana completara la gema y por otro esperaba el primer imparable de San Luis para sacarlo. “Él era especial y debía protegerlo”, continuó. “Estaba consciente de las consecuencias del desgaste de esa noche y básicamente ocurrió lo peor. Tirar esa cantidad de lanzamientos con tanta presión y adrenalina, puede ser perjudicial y lo fue”, admitió Collins, quien recuerda que salió a conversar con Santana en la parte alta de la séptima entrada y este se negó a salir del encuentro.

“Yo puedo hacer esto”, le dijo Santana y Collins le respondió: “Tú eres mi héroe”.

“Gracias”, replicó “El Gocho” antes de soltar: “Ahora ve allá (al dugout) porque no he terminado de trabajar”.

Mike Baxter fue parte importante ese día al realizar un atrapada en el jardín izquierdo en la séptima entrada, para mantener la hegemonía de Santana. Quizás esa jugada fueron los cinco minutos de fama de Baxter en las Grandes Ligas, pues las lesiones también afectaron su carrera y actualmente intenta retomar el nivel con los Cachorros. “No puedo decir que las lesiones frenaron mi carrera pero, obviamente, que no ayudan", dijo el patrullero, que ya tiene 30 años de edad.

Santana, de 36 años, no se arrepiente de aquella noche histórica, pese a que se vino abajo después de ese gran momento.

“Es fácil criticar las cosas después de que ocurrieron. Nadie tiene una bola de cristal para decir lo que va a suceder. Le dije a Terry que me sentía bien, y lo hice. Incluso si un ejército hubiese venido a buscarme, yo no habría salido del juego”.

“Ningún doctor me ha dicho hasta el momento que si no hubiese lanzado esa cantidad de pitcheos, mi hombro estaría bien”, agregó. Quiero mandarle un mensaje a Collins que todo está bien. No hay nada de que lamentarse. Lo que pasó, pasó”.

Para Collins, ni ese mensaje de Santana es suficiente para dejar de carga la cruz. “No, realmente”, cerró Collins la entrevista con Taylor.