• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Jinetes galopan sobre el peligro

Carlos Castillo sufrió peligroso accidente | Foto Archivo El Nacional

Carlos Castillo sufrió peligroso accidente | Foto Archivo El Nacional

Carlos Castillo se encuentra recluido en la sala de cuidados intensivos de la Clínica Atías donde los médicos tratantes estudian la gravedad de los daños sufridos en la caída

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El pasado miércoles 18 de febrero, Carlos Castillo, un jinete aprendiz de 24 años de edad, que decidió buscar nuevos horizontes en La Rinconada luego del cierre de Santa Rita, fue derribado por un potro en el poste de los 900 metros y sufrió una lesión en columna vertebral que lo dejó parapléjico.

Castillo, que el año pasado logró cinco victorias en el óvalo zuliano, se encuentra recluido en la sala de cuidados intensivos de la Clínica Atías donde los médicos tratantes estudian la gravedad de los daños sufridos en la caída.

José Chirinos, que ejerció la profesión por más de 20 años y logró triunfos selectivos en La Rinconada, manifestó que ser jockey es una de las ocupaciones más ingratas. ³Cuando nos llega el momento de retirarnos, no tenemos respaldo del Instituto Nacional de Hipódromos ni de ninguna institución o asociación y es por ello que la mayoría termina pidiendo limosna y dando lástima², dijo.

³El incremento de los accidentes se debe a que no existe una escuela de jinetes donde se les enseñe como dominar un ejemplar de carreras. Los muchachos aprenden a los golpes en las caballerizas, pero sin ningún instructor², afirmó Chirinos.

Ángel Godoy, presidente del Sindicato de Jinetes del Distrito Capital, considera que muchos establecimientos de cría no cumplen con un plan de amanse o doma para que los equinos no lleguen en estado salvaje a las caballerizas de lo hipódromos.

³Son animales díscolos y nerviosos por naturaleza que en el momento menos pensado pueden realizar inesperados movimientos para desmontar a su jockey², afirmó Godoy.

Los directivos afirmaron que la vida útil de un látigo es de aproximadamente 20 años y entre las lesiones más comunes está la fractura de clavícula que amerita aproximadamente dos meses de recuperación, pero también existen situaciones que pueden provocar el retiro definitivo, como los daños en la columna vertebral o en la cabeza.

³La carrera de jinete es considerada como una de las disciplinas deportivas más arriesgadas del mundo. Los atletas deben cumplir con una serie de requisitos reglamentarios y contar con condiciones físicas que les permita dominar un animal que en ocasiones supera los 450 kilos y se desplaza a más de 60 kilómetros por hora. .

 

Lamentable caída. En julio de 2008 Yoneiro Villalobos, principiante que se proyectaba como uno de los prospectos del óvalo caraqueño, cayó en carrera y sufrió una lesión en la columna vertebral que lo dejó parapléjico.

³En ese momento se me vino el mudo encima. Yo era el que ayudaba a mi familia. Pensé tantas cosas. Ese mismo año tenía planificado el matrimonio, pero Gracias a Dios, estoy vivo y sigo luchando.², afirmó el joven que frecuentemente visita la tribuna de traqueos en silla de ruedas para compartir con sus compañeros.

 

Accidentes. El 8 de septiembre de 2012 Roger Rengifo cayó del ejemplar My Mantle y sufrió fractura desplazada de del fémur derecho. El látigo fue trasladado al Instituto Clínico La Florida, donde los médicos tratantes determinaron que ameritaba operación, pero, de acuerdo con la información de sus familiares, un fragmento del hueso quebrado hizo un peligroso corte en la arteria femoral.

Desde ese día, Rengifo, hijo del recordado jinete Hernán Rengifo, se encuentra en estado neurovegetativo.

En marzo de 2013 el jockey traqueador Elímenes Herman sufrió fractura desplazada de la columna vertebral con lesión en la médula espinal al caer de un potro en el aparato de salidas.

Herman también quedó parapléjico y en más de una ocasión sus colegas se vieron en la necesidad de solicitar ayuda económica al Instituto Nacional de Hipódromos y a la Asociación de Propietarios, debido a que la póliza de seguro no alcanzaba para costear los gastos clínicos.

También en marzo de 2013, el látigo traqueador Wilmer Orellana, de 26 años de edad, perdió la pierna derecha luego de que el caballo Claudio Prince murió durante los entrenamientos y le cayó encima.

Orellana estaba en riesgo de infección y los médicos tratantes decidieron amputar la pierna para evitar daños mayores.

 

Internacionales. Eibar Coa Monteverde y Ramón Alfredo Domínguez, venezolanos que lograron más de 4.000 victorias en los hipódromos más importantes de Estados Unidos, vieron frustrada su carrera debido a las lesiones.

El 18 de febrero de 2011 Eibar Coa se fracturó la vértebra C-4 al caer de la yegua Lady Chasterfield, que se enredó en las patas de Precious Lady en el hipódromo de Gulfstream Park.

Coa se recuperó pero no pudo seguir ejerciendo la profesión y ahora es el agente de su hijo Keiber, que realiza actuaciones en Nueva York.

El 18 de enero de 2013 el ambiente hípico quedó sorprendido con la noticia que anunciaba la caída de Ramón Alfredo Domínguez, del caballo Convocation, en la séptima carrera del programa de Aqueduct.

El ganador de tres Eclipse sufrió fractura de cráneo.

A los pocos días del accidente, Domínguez oficializó el retiro como jinete.