• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Jacobs va por el desquite

Jacobs despachó su primer jonrón de la temporada ante los Leones

Jacobs despachó su primer jonrón de la temporada ante los Leones

Tras su intento fallido con Pastora, el primera base importado intenta redimirse con las Águilas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mike Jacobs asume sin rodeos que su primera pasantía en el beisbol venezolano no fue la mejor.

Cuando el extinto Pastora de los Llanos trajo al slugger importado en la temporada 2005-2006, este pertenecía a las granjas de los Mets y venia de estrenarse en las Grandes Ligas.

Sin embargo, la teoría no se aplicó en la práctica y terminó siendo un importado de cartel que se marchó con más pena que gloria. Apenas sacudió un jonrón y remolcó 9 carreras en 116 turnos (28 encuentros).

“Creo que cuando vine por primera vez no estaba listo. Era muy joven”, alcanzó a reconocer el primera base estadounidense la diferencia que existe con respecto a su nueva incursión con las Águilas. “Ahora tengo más experiencia. En aquella época, era un novato, un bebé. Ahora me entiendo mucho mejor”, consideró el californiano.

“Ese año estuve en muchos juegos, estaba cansado. Creo que ser joven y haber salido poco de mi zona de confort, lo hizo una difícil transición. No sabía qué esperar. Como jugador joven, eso es difícil”, atizó quien no pudo establecerse en las mayores y ya con 35 años de edad es un jugador que comparte su carrera entre ligas menores y México.  

“Lo que me gusta de la pelota de invierno es que cada juego significa algo y es importante. En los Estados Unidos no es así, en las menores tratan de desarrollar peloteros, aquí tratas de ganar cada día. Eso hace el beisbol más divertido”, resaltó Jacobs, que en la gran carpa también lució los uniformes de los Marlins, Reales y Cascabeles.

Tranquilo. Jacobs considera tener la experiencia suficiente para lidiar con el hecho de jugar la mayor parte del tiempo en un estadio complicado para los bateadores, como lo es el Luis Aparicio “El Grande” de Maracaibo. 

“No es un lugar fácil para batear. Es un gran terreno, el viento viene hacia adentro. Como bateador, igual debes pararte ahí a intentarlo, no puedes preocuparte o cambiar tu manera de batear”, esbozó.

“Igual intento conectar la bola sin importar dónde juegue. Puede que te quiten unos cuantos hits porque el estadio es grande y el viento sopla, pero uno trata de conseguir jonrones en la carretera”, avisó quien llegó a la jornada de anoche con promedio de .207 y tres extrabases.