• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Islandia sigue con su historia de Cenicienta

Ragnar Sigurdsson marcó el primero por el equipo insular | Foto UEFA.com

Ragnar Sigurdsson marcó el primero por el equipo insular | Foto UEFA.com

El cuadro nórdico dio la campanada al sacar del torneo a Inglaterra después de vencerlo 2-1 en los octavos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Islandia dio ayer la gran sorpresa de la Eurocopa 2016 al eliminar en octavos de final al favorito Inglaterra con un triunfo para la historia del fútbol (2-1), ayer en Niza, y ahora buscará sorprender al anfitrión Francia el próximo domingo en París, por un boleto en semifinales.

Wayne Rooney adelantó a los ingleses de penal (4), pero la reacción islandesa llegó enseguida por medio de Ragnar Sigurdsson (6) y Kolbeinn Sigthorsson (18). El conjunto dirigido por el sueco Lars Lagerback, que disputa por primera vez una fase final de gran torneo, sigue invicto y en ascenso, tras igualar con portugueses (1-1) y húngaros (1-1), y vencer a los austríacos (2-1).

El partido arrancó con ritmo y a los 4 minutos se abrió el marcador después de una infracción que el portero Hannes Halldorsson le cometió a Raheem Sterling.

Rooney lo cambió por gol y todos pensaban en la goleada que se avecinaría en la serie más despareja en los papeles de todos los octavos. Sin embargo, los islandeses replicaron enseguida con un gol a la inglesa: saque lateral largo, peinada de Kari Arnason y apareció Ragnar Sigurdsson solito por el corazón del área para liquidar a Joe Hart.

La igualdad parecía increíble, pero la grada se quedó helada cuando la Cenicienta del torneo pasó al frente con un gol de buena construcción que tuvo floja respuesta de Hart, previo a una pared entre Sigurdsson, Bodvarsson que remató desde el frontal Sigthorsson.

Inglaterra terminó el partido quemando las naves a la vieja usanza, con pelotazos para Harry Kane y hasta el propio Hart sobre el cierre, pero nada.

El músculo islandés se comió al inventor del fútbol. Los Pross se despidieron de la peor forma de un torneo al que habían llegado con una generación renovada y ambiciosa, pero terminaron hundidos como sucede hace 50 años (título mundial en casa en 1966), aunque esta mancha les costará trabajo borrarla.