• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Isinbáyeva podría regresar a la pértiga tras su retirada

La doble campeona olímpica y plusmarquista mundial de salto con pértiga anunció tras los campeonatos nacionales que dejaría definitivamente el deporte tras los Mundiales de Moscú

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La doble campeona olímpica y plusmarquista mundial de salto con pértiga, Yelena Isinbáyeva, podría regresar al atletismo tras su anunciada retirada, aseguró a Efe Yevgueni Trofímov, entrenador de la rusa.

"La retirada aún no es definitiva. Yelena aún está a tiempo de crear una familia y regresar. Es posible que se retire para siempre, pero podría volver a las pistas. Aún no ha dicho su última palabra", afirmó Trofímov en conversación telefónica desde Volgogrado.

El entrenador puso como ejemplo el caso de la campeona olímpica y mundial de salto triple y longitud, Tatiana Lébedeva, que regresó a la competición tras dar a luz, aunque sus resultados no fueron los esperados.

"Hubo un precedente, el de Lébedeva. Se sintió bien tras tener un hijo y volvió. Puede ser que Yelena también regrese. Sea como sea, ella es la que tomará esa decisión. Yo no la intento convencer", apuntó.

La "zarina de la pértiga", que dominó de manera aplastante su disciplina entre 2004 y 2008, anunció tras los campeonatos nacionales que dejaría definitivamente el deporte tras los Mundiales de Moscú.

Trofímov, una leyenda en el atletismo ruso y mundial, confesó: "Yo lo que quiero es que siga, ya que es una atleta única y es muy interesante trabajar con ella".

Con respecto a los Mundiales al aire libre de Moscú, que se celebrarán del 10 al 18 de agosto, aseguró que él y su pupila "son cautelosamente optimistas".

"El 29 abril durante un entrenamiento saltó 5,11 metros. Yelena está perfectamente preparada física y psicológicamente, por lo que puede ganar. Si salta como sabe, no hay duda alguna que se alzará con la victoria", asegura.

Trofímov recuerda que tras competir en mayo pasado en la Liga de Diamante de Shanghái, la pertiguista comenzó a sentir dolores en una pierna, por lo que tuvo que suspender los entrenamientos y ponerse en manos de los médicos.

"Esa lesión limitó nuestra preparación y nos impidió competir en los certámenes atléticos. Después en Ostrava ganó, pero poco antes cogió anginas y tuvo temperatura, por lo que tampoco pudo mostrar su mejor marca", apuntó.

Sea como sea, Isinbáyeva logró la victoria en los campeonatos nacionales celebrados hace una semana en el estadio olímpico Luzhnikí, lo que ha supuesto una inyección de optimismo para ambos.

A su vez, niega que las actuales rivales de su pupila sean más fuertes que los que disputaban su hegemonía a mediados de la década pasado.

"No estoy de acuerdo. Cuando Yelena saltaba 5 metros con asiduidad, la rusa Svetlana Feofánova, saltaba 4,88 metros; la polaca Anna Rogowska, 4,85, y su compatriota Pirek, 4,82", dijo.

En su opinión, la cuestión es que "Yelena ya no es la misma, ya no es tan fuerte y joven, ya que tiene 31 años. Ahora, le es más difícil saltar".

Trofímov se muestra convencido de que, tras la descalificación del estadounidense Tyson Gay y de varios velocistas jamaicanos, la pértiga femenina será "uno de los momentos culminantes de los Mundiales", ya que el jamaicano Usain Bolt se ha quedado solo.

La pertiguista estadounidense Jennifer Suhr "es muy potente físicamente. Ha practicado otros deportes como el baloncesto. Se ve que quiere ser la líder mundial de la disciplina. Mientras, la cubana (Yarisley Silva) es también muy fuerte".

Ésta misma temporada Suhr, campeona olímpica en Londres, le arrebató el récord mundial en sala a la rusa con 5,02 metros, mientras Silva es la única pertiguista que ha saltado 4,90 metros esta temporada al aire libre.

Trofímov aún recuerda con pesar cuando tras los Mundiales de Helsinki (2005), en los que Isinbáyeva saltó 5,01 metros, la rusa le dejó en la estacada para vivir en Mónaco y entrenar bajo las órdenes del búlgaro Vitali Petrov.

"Siento como si me hubieran impedido escribir una gran novela. Ella ganó en relaciones públicas, pero perdió mucho como atleta. Le enseñaron una técnica y salto que no le favorecía. Un estilo masculino que le hizo perder la levedad en el salto", confesó.

Por todo ello, su retorno cinco años después supuso "una gran sorpresa" para el técnico, que reconoció que "no deseaba volver a entrenarla".

"Pero nos encontramos y me pidió perdón. Entendí que eso no había sido nada fácil para ella. Hay que ser muy fuerte para pedir perdón. Perdimos un año en recuperar la técnica que la llevó a la cima. Lamentablemente, le edad le impide progresar", dijo.

Con respecto a los orígenes, reconoce que desde un primer momento vio "los cinco metros" en Isinbáyeva, ya que "saltaba de manera muy dinámica. No saltaba, volaba. Sólo había que mejorar la técnica".

"Para ser buen pertiguista, hay que ser gimnasta, velocista y saltador de longitud. Si además tienes carácter y salud, entonces ya tienes un campeón", asegura.

Trofímov recuerda al legendario Serguéi Bubka, autor de 35 récords mundiales, siete más que Isinbáyeva, y que saltaba 8 metros y corría los 100 metros en poco más de 10 segundos. "Bubka no tenía puntos débiles", destaca.