• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Isinbayeva: Quiero vivir en Mónaco

Yelena Isinbayeva se colgó la medalla de oro ante su público en Moscú | Foto AFP

Yelena Isinbayeva se colgó la medalla de oro ante su público en Moscú | Foto AFP

La deportista vertió unas críticas muy duras hacia su ciudad, sus instalaciones deportivas, y en general sus políticas tanto para promocionar el deporte de elite como para hacer que sus ciudadanos tengan una vida digna

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La plusmarquista mundial y actual campeona del mundo en salto con pértiga, Yelena Isinbayeva, quiere vivir en Mónaco ahora que acaba de retirarse del deporte de competición tras una brillante carrera.

"Creo que voy a vivir en el extranjero. Tengo muchos compromisos en Volgogrado (su ciudad natal), pero quiero vivir en Mónaco", dijo la ídolo de los rusos en declaraciones a los medios rusos.

La deportista vertió unas críticas muy duras hacia su ciudad, sus instalaciones deportivas, y en general sus políticas tanto para promocionar el deporte de elite como para hacer que sus ciudadanos tengan una vida digna.

"¿Qué se puede hacer en esta ciudad, cuando tenemos una Volgogrado miserable? Una ciudad horrible, vieja. Ha degradado. (...) Hay que crear condiciones dignar para la vida aquí, entonces la gente responderá", dijo Isinbáyeva.

Al contrario de lo que algunos creían, la plusmarquista mundial no se va a dedicar a la política -un camino que ya han recorrido otros deportistas de elite rusos retirados-, pero sí querría seguir vinculada al deporte en su vertiente política.

"Mi postura no ha cambiado, no quiero dedicarme a la política. Pero involuntariamente me he convertido en una figura política y mi palabra es escuchada. Quisiera trabajar con el deporte (...), por ejemplo en el Ministerio de Deporte o en el Comité Olímpico Internacional. Me gusta ser útil", apuntó la campeona del mundo.

Otra posibilidad que tampoco descarta es entrenar a otras pertiguistas, aunque asegura que sólo lo haría para heredar el legado de su propio entrenador, Yevgueni Trofímov.

Isinbayeva, que no lleva ni diez días desde que se retiró del deporte de competición, como ella misma admite, aún no ha aprendido a estar relajada no se ha acostumbrado a su nueva vida, en la que ya no tiene que entrenar todos los días ni controlar estrictamente su forma física.

"Me extraña sentirme relajada. Ayer estaba en casa y me apeteció comer tortitas. Empecé a comer e inconscientemente y pensé que no podía hacerlo. Con miedo me subí a la báscula, creí que había subido un kilo. Aunque ya puedo hacer de todo, la mente no me deja. Descansaré cuando la mente me diga que me relaje", explicó.

No pasará mucho tiempo en casa una de las deportista más carismáticas de los últimos tiempos, porque en apenas un par de meses tiene trabajo que hacer: el de alcaldesa honorífica de la aldea olímpica de Sochi, donde se celebrarán los próximos Juegos de Invierno de 2014.

"Es un trabajo de gran responsabilidad que me honra. Todo lo que tengo que hacer es recibir a los miembros del COI, a nuestros dirigentes, mostrar la aldea olímpica, sus instalaciones. En definitiva, hacer todo para que los deportistas se sientan cómodos", concluyó Isinbáyeva.