• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Una Inglaterra rejuvenecida fija su vista en el Mundial de Brasil

Walcott / AFP

Walcott / AFP

Ante la 'Canarinha' de Neymar y Ronaldinho, el seleccionador Roy Hodgson dio anoche al fin con la tecla adecuada para coordinar a la vieja guardia de los Tres Leones con los jóvenes internacionales que ya están consolidados en sus clubes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La primera victoria de Inglaterra en 23 años sobre la temida selección de Brasil permitió brillar en Wembley a una nueva generación de futbolistas que parecen bien situados para 'estallar' definitivamente en el Mundial de 2014.

Ante la 'Canarinha' de Neymar y Ronaldinho, el seleccionador Roy Hodgson dio anoche al fin con la tecla adecuada para coordinar a la vieja guardia de los Tres Leones con los jóvenes internacionales que ya están consolidados en sus clubes de la Premier.

Ese era el desafío que reclamaba el público inglés a su selección desde la eliminación en octavos del Mundial de Sudáfrica, ante Alemania (4-1), y la misión que se había impuesto Fabio Capello antes de abandonar el barco de manera abrupta por discrepancias con la federación inglesa (FA).

Justo un año después de la marcha del preparador italiano, dos figuras consagradas del combinado inglés, Wayne Rooney y Frank Lampard, marcaban los dos goles del equipo ante Brasil (2-1), pero gran parte de las miradas de los casi 90.000 espectadores que abarrotaban Wembley se centraban en el fútbol deslumbrante de algunos recién llegados: Theo Walcott, Jack Wilshere y Tom Cleverley.

El juego de Inglaterra convenció, por primera vez en los últimos tiempos, ante un rival de entidad y el mérito no fue solo de los internacionales que saltaron al césped y de Roy Hodgson, sino también, una vez más, de Arsène Wenger y Alex Ferguson.

Ambos han manejado los hilos del fútbol inglés desde el banquillo del Arsenal y el Manchester United en los últimos años (Ferguson desde 1986 y Wenger desde 1996) y los dos han hecho de la cantera uno de los principales activos de sus clubes, algo de lo que Inglaterra se ha sabido aprovechar.

Ahora, la siguiente hornada de "gunners" y "diablos rojos" ha entrado con paso firme en la selección absoluta y parece haber encontrado a su líder en Walcott, un jugador convencido de que puede ser el nuevo Thierry Henry del Arsenal.

Como el francés, uno de los pilares de la selección "blue" que levantó la Copa del Mundo en 1998, el centrocampista de 23 años ha presionado durante meses a Wenger para que acerque su posición al área rival.

Su apuesta, por el momento, ha resultado ganadora: el jugador, que ingresó en la disciplina de Anfield a los 16 años, acaba de renovar su contrato con el club hasta 2017 con un sueldo de 120.000 euros a la semana y acumula 18 goles en lo que va de temporada.

Wilshere, de 21 años y titular habitual en los "gunners", y Cleverley, pieza fundamental en el centro del campo del United a sus 23 años, comparten hoy con Walcott los elogios de los medios británicos tras la victoria ante Brasil.

Los locales ahogaron al conjunto de otro viejo conocido del fútbol inglés, el extécnico del Chelsea Luiz Felipe Scolari, que trataba de aplicar la misma receta que Hodgson, sacar provecho tanto de la experiencia como de la juventud de su plantilla.

Brasil, sin embargo, se mostró menos engrasada que Inglaterra: Neymar, de 21 años, destinado a ser la nueva estrella de la 'Canarinha', volvió a quedarse apagado en una cita clave, mientras que Ronaldinho, con 32 años, no supo reencontrarse con el juego que le llevó a la cima del fútbol mundial hace más de un lustro.

El ex delantero del FC Barcelona, que levantó la Liga de Campeones vestido de azulgrana en 2006 y la Copa del Mundo con Brasil en 2002, tuvo en sus botas la oportunidad de desequilibrar a Inglaterra en el primer tiempo desde los once metros, pero falló el penalti y no pudo llegar después al rechace.

Los ingleses, en cambio, se encontraron con la fortuna de cara en todo lo que intentaron e incluso se permitieron, en el partido que sirvió para consagrar a una nueva generación de futbolistas, hacer un guiño a los veteranos.

El defensa "blue" Ashley Cole, otro producto de la cantera del Arsenal, cumplió a sus 34 años cien partidos con la camiseta de su selección, un logro que solo han alcanzado siete futbolistas ingleses.