• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Infante se siente sano, algo que no ocurría desde hace mucho

El camarero de los Reales de Kansas City se tuvo que someter a una intervención en noviembre / AFP

El camarero de los Reales de Kansas City se tuvo que someter a una intervención en noviembre / AFP

Parece que los dolores en el codo e inyecciones de cortisona quedaron en el pasado y el camarero de los Reales puede jugar al tope de sus condiciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una lesión tras otra. Con el pasar del tiempo, las dolencias en la carrera de Omar Infante se volvieron tan comunes, como rollings por el infield. Solo en los últimos dos años ha sufrido molestias en los oblicuos, astillas en el codo derecho, problemas en uno de los hombros y un pelotazo en el rostro en 2014. Como es obvio, los continuos viajes a hospitales y consultorios le han quitado tiempo de juego.

Para reparar el codo derecho, el camarero de los Reales de Kansas City, se tuvo que someter a una intervención en noviembre. La recuperación fue larga y se le encimó el Spring Training 2016. Por suerte, evolucionó con rapidez. Pudo demostrar que podía jugar la temporada y lo más importante: mantuvo su status de titular, ante las inminentes amenazas del joven y talentoso Christian Colón. 

Ahora las lesiones y las inyecciones con cortisona solo parecen un recuerdo lejano. Infante afirma tener salud, pues cree que está al máximo de sus capacidades. Eso es algo que no ocurría desde hace un buen tiempo.

“Ahora me siento bien”, le dijo el oriental al rotativo The Kansas City Star. “Mis rodillas se sienten bien. Por eso me puedo mover mejor. Me siento más sano. Siento que tengo más y más poder”.

La temporada 2016 apenas atraviesa sus albores. Es impredecible si algún tipo de dolor aparezca en un cuerpo que ya tiene 34 años de edad y que ha tenido tantas magulladuras de guerra. No obstante, el sentir positivo de Infante no puede ser ignorado. Es una buena señal que podría conducir a un sendero productivo.

“Se ve muy bien”, expresó el manager de los monarcas, Ned Yost. “Se siente bien. Él (Omar) estaba luchando contra  tantas cosas el año pasado”. Entre las vicisitudes que vivió el infielder hace un año, estuvo el perderse la postemporada de los Reales y por ende, la Serie Mundial ganada por el equipo.

Mantener la salud evitará que Infante pueda ver momentos importantes de Kansas desde el banco o su casa, sobre todo por la etiqueta de favorito con la que cuenta la organización este año. Pero más allá de eso, su presencia podría ayudar de manera significativa a la novena, como lo hizo la noche del viernes al impulsar la carrera decisiva en la victoria sobre los Mellizos de Minnesota.

“Hoy puedo jugar al 100 por ciento”, comentó Infante. “Antes, no podía hacerlo. Ahora estoy mucho mejor”.