• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Illarramendi, un heredero de Xabi Alonso a precio de oro

El delantero argentino del Real Madrid Gonzalo Higuaín (d) pelea un balón con el centrocampista de la Real Sociedad Asier Illarramendi / EFE

El delantero argentino del Real Madrid Gonzalo Higuaín (d) pelea un balón con el centrocampista de la Real Sociedad Asier Illarramendi / EFE

Con luz y taquígrafos, tal vez obligados por unas elecciones que prácticamente están a la vuelta de la esquina en la Real Sociedad, el club vasco anunció hoy la cantidad que recibirá por la operación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Asier Illarramendi, 23 años, perla de la Real Sociedad de San Sebastián, último fichaje de relumbrón del Real Madrid, capaz de gastarse 38'9 millones de euros para encontrar a un heredero de Xabi Alonso, se ha convertido en el fichaje español más caro en los 111 años de historia de la entidad madridista.

Con luz y taquígrafos, tal vez obligados por unas elecciones que prácticamente están a la vuelta de la esquina en la Real Sociedad, el club vasco anunció este viernes la cantidad que recibirá por la operación. Rebajar el precio de su cláusula, 30 millones de euros, no era buena idea para un presidente, Jokin Aperribay, que siempre argumentará que el Real Madrid puso sobre la mesa la cantidad con la que era inevitable la salida de su estrella.

La parte final del comunicado que colgó la entidad 'Txuri-urdin' fue contundente. Rara vez los clubes desvelan las cifras de los traspasos, pero esta vez parecía necesario para los futuros intereses electorales de su presidente.

Las cosas tenían que quedar claras para no perder la simpatía de sus aficionados: "El Real Madrid ha ejercido el pago correspondiente a la cláusula (32.190.000 euros) más el IVA (6.759.900 euros), con lo que el montante asciende a 38.949.900 euros", sentenció en un comunicado el club vasco. Aperribay tiene argumentos.

Ahora, Illarramendi, que posee mimbres para ser el sustituto natural de Xabi Alonso, tendrá sobre sus hombros la responsabilidad de convencer al público del Santiago Bernabéu, siempre muy exigente con sus jugadores. Deberá ahuyentar una presión que a veces puede con futbolistas por los que desembolsaron cantidades astronómicas, y ser el español del Real Madrid más costoso no es cualquier cosa.

Hasta hoy, ese honor correspondía a Francisco Román Alarcón "Isco" y al propio Xabi Alonso, que costaron treinta millones de euros. Un peldaño por debajo, con 27, está Sergio Ramos, que dejó una buena cantidad de euros en las arcas del Sevilla.

Además, Illarramendi sólo está por detrás de Fernando Torres, Gaizka Mendieta y Javi Martínez, los tres españoles más caros de todos los tiempos. Por el primero, el Chelsea pagó al Liverpool 58 millones; por el segundo, el Lazio al Valencia 48; y por el tercero, el Bayern de Múnich al Athletic 40.

Son cifras a las que se acerca un centrocampista que realmente cuenta con dos temporadas de experiencia en la Liga BBVA. Entre la 2009/10 y la 2010/11, suma sólo cuatro encuentros de experiencia. En la siguiente, aumentó sus estadísticas hasta los 18, mientras que el pasado curso explotó junto a su equipo con 34 partidos oficiales entre Liga y Copa.

Ahora, el medio de Munika tendrá la responsabilidad de transmitir en su nuevo equipo toda la seguridad que logró imprimir en el juego de la Real Sociedad y de la selección española sub-21 durante la Eurocopa de Israel. En ella, fue el socio perfecto para Thiago Alcantara. Illarramendi recorre kilómetros, hace de escoba para limpiar rivales y además mueve con criterio la pelota.

En el Real Madrid se encontrará con otros cuatro campeones de aquel torneo en el que los blancos sacaron su caña de pescar para españolizar la plantilla. Ficharon a Isco, devolvieron a su club de origen a Dani Carvajal, asentaron a Álvaro Morata y renovaron a Nacho Fernández. Todos serán los representantes de una generación que españolizará a la plantilla blanca.

El día que los cinco aterrizaron en Barajas procedentes de Israel, con el título de campeones de Europa bajo el brazo, Illarramendi jamás imaginaría que iba a ser el protagonista de una historia que hoy acabó felizmente para él. El foco de atención fue Isco, que sufrió a decenas de periodistas persiguiéndole por el aeropuerto para preguntarle por su fichaje por el Real Madrid.

Illarramendi pasó inadvertido. Ajeno a todas las carreras y a todos los micrófonos, alcanzó tranquilamente el autobús de la selección mientras la estrella del Málaga pedía ayuda a su jefa de prensa para deshacerse de los medios de comunicación.

Silencioso entonces, menos de un mes después ha hecho mucho ruido con su fichaje por culpa de una cifra, 38'9 millones de euros, que pasará a la historia del Real Madrid.

Illarramendi esperará que esa cantidad no presione a su fútbol e intentará aprender de quien puede ser su maestro sobre el césped, Xabi Alonso. Pero si hasta ahora había sido bueno, bonito y barato, desde hoy será bueno, bonito y caro.