• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Hora de batallar

 La juventud de los atacantes de Venezuela será clave para vivir una nueva alegría | Foto: google

La juventud de los atacantes de Venezuela será clave para vivir una nueva alegría | Foto: google

Venezuela busca esta noche prolongar el sueño de seguir avanzando en la Copa América Centenario cuando se enfrente contra Argentina, el gran favorito del torneo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Venezuela solamente celebró una vez contra Argentina. El 11 de octubre de 2011, Puerto La Cruz fue una fiesta después de ganar 1-0. La misma que la Vinotinto buscará repetir en otro recinto en el que el combinado nacional ha matado gigantes como Brasil. Esta noche (7:00pm) en Boston, es la hora de la verdad.

“Sabemos que Venezuela atraviesa momentos difíciles, que la crisis no está fácil para nadie, pero nosotros desde nuestra posición en la selección hemos intentado enviar un mensaje de unión nacional, y de que todos podamos superar este mal momento que vivimos juntos”, aseguró Tomás Rincón, capitán y pieza fundamental de la selección en una rueda de prensa.

La fórmula para ganar en el Gillette Stadium por los cuartos de final de la Copa América Centenario, debe ser muy parecida a la de aquella noche mágica de 2011. “Argentina no es sólo Lionel Messi”, aseguró Rincón.

“Ellos tienen grandes individualidades y además un gran funcionamiento de conjunto. Buscarán tener la pelota contra nosotros, y nosotros debemos intentar quitársela para hacerles daño en los espacios que nos dejen”, apuntó.

Sin embargo, por más que se minimice, la presencia de Lionel Messi es un factor preponderante. Controlarlo será el principal objetivo de Venezuela, en tanto el rosarino esté en la cancha, ya que puede que no salga desde el inicio del duelo. Entre Rincón y Franklin Lucena anularon hace cinco años al 10 del Barcelona y a Ángel Di María, el gran ausente de esta noche por lesión.

“Ni a Messi ni a Di María había que darles mucho terreno para que jugaran”, recordó Lucena. El llanero, quien ya no forma parte de la Vinotinto, apuntó que la clave aquel día será la misma de Puerto La Cruz. “Hay que ser muy ordenados, y solidarios. Entre más concentrados estén, más opciones habrán. Con un grande no puedes equivocarte”, dijo.

Ánimo. El momento anímico está en alza para las dos selecciones. Argentina galopó sin problemas la ronda inicial. Su defensa es sólida, el trabajo de Javier Mascherano y Ever Banega es fundamental para sacar al equipo en las zonas de presión, en tanto que la entrada de Ezequiel Lavezzi favorece al juego físico por la banda izquierda albiceleste, la derecha venezolana, donde defiende Roberto Rosales, el más “endeble” de los dos laterales nacionales.

En Venezuela regresa Arquimedes Figuera, y Rafael Dudamel tendrá que tomar una dura decisión: Si deja en el banco a Luis Manuel Seijas para darle ingreso a Adalberto Peñaranda, o si siendo este un partido para experimentados, se la juega con el volante de Internacional de Porto Alegre junto al imparable Alejandro Guerra, de gran Copa América hasta ahora.

Venezuela necesita motivos para celebrar. Con casi dos millones de emigrantes, con otros 30 sufriendo los embates de la dura crisis económica, social y política del país, la Vinotinto es la excusa perfecta. Que esta noche sea de fiesta por unas horas, depende de Dudamel y su tropa.