• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Henderson Álvarez quiere lanzar

Álvarez sabrá la semana que viene si podrá lanzar con los salados | FOTO ARCHIVO

Álvarez sabrá la semana que viene si podrá lanzar con los salados | FOTO ARCHIVO

El grandeliga de los Marlins empezará a entrenar en unos días con La Guaira para poner a tono su brazo con la ilusión de ayudar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un rayo de esperanza se posa desde ayer sobre la rotación de los Tiburones de La Guaira con la irrupción de Henderson Álvarez en el dugout de la derecha del estadio Universitario.

Vestido de civil, el lanzador derecho de los Marlins de Miami aseguró que desde hace días negocia con su franquicia en el norte su participación con los escualos, necesitados de un brazo que le otorgue algo de estabilidad a su quinteto de abridores, que pese a poseer la cuarta mejor efectividad del circuito (4.16) exhibe récord de 4-12.

De momento, practicará con los litoralenses. "Empiezo a entrenar con el equipo dentro de cuatro días para ponerme 'ready', y vamos a esperar a ver qué es lo que pasa. Hay posibilidades de lanzar aquí en Venezuela y quiero estar preparado para lo que sea", dijo el serpentinero que dejó el sexto mejor porcentaje de carreras limpias de la Liga Nacional en 2014, con 2.65.

"Si fuera por mí, ya estuviera lanzando en Venezuela", aseguró Álvarez. "Ya le comenté (a los Marlins) y no me dijeron que no".

El valenciano de 24 años de edad indicó que estipula lanzar "entre 25 a 30 innings" con La Guaira, respuesta que tendría de los Marlins alrededor del 5 de diciembre, de acuerdo a su cálculo. "Gracias a Dios me siento bien. Hace un mes empecé a entrenar en el gimnasio", apuntó sobre su preparación, la cual seguirá realizando en Caracas, por lo cual no viajará con sus compañeros.

Lo de lanzar en Venezuela no es cosa fácil, y hasta él lo sabe, luego de trabajar 187.0 entradas con los peces a lo largo del verano, además de mostrarse como el puntal de la rotación mayamera ante la ausencia tempranera del cubano José Fernández.

"Gracias a Dios este año me fue bien. Desde que se lesionó José Fernández agarré el timón del equipo y pude ayudarlos a ganar algunos juegos, tanto así que tuve la oportunidad de ir al Juego de Estrellas", recordó quien además sacó algunos votos para el premio Cy Young del viejo circuito.

Para su gran año, el autor de un no hit no run en las mayores en 2013 aseguró que la clave estuvo en su enfoque en la slider, además de trabajar en la localización de sus pitcheos en la parte baja de la zona de strike. "El coach de pitcheo (de los Marlins, Chuck Hernandez) me ayudó mucho en eso", agregó.

Su equipo en Grandes Ligas ha sido noticia en los últimos días por la extensión de contrato de Giancarlo Stanton de 13 temporadas y 325 millones de dólares. "Mejor no hablar de ese contrato", dijo Álvarez en tono jocoso. "Para mí se lo merece. Trabaja duro todo el tiempo y juega la pelota dura".

Ramón Hernández contempla el retiro
Ramón Hernández hace una retrospectiva de su carrera en el beisbol profesional y se muestra satisfecho. De su rostro emana una sonrisa mientras rememora su época con los Atléticos de Oakland o su título de bateo con Pastora de los Llanos en la temporada 2001-2002 de la pelota local.

“Solo me falta estar en una Serie Mundial y ganarla. Este año estuve cerca porque fui parte de Kansas City en el spring training, pero una lesión en la rodilla izquierda impidió que hiciera el equipo. Tenía grandes opciones de ser el suplente de Salvador Pérez”,  dijo ayer el avezado receptor.

A Hernández no le da miedo hablar del retiro. Sabe que ese momento llegará y asegura que pudiera ser tan pronto como después de que finalice la actuación con Magallanes en la presente campaña. “Si Dios quiere en diciembre seré catcher. Si puedo hacerlo sigo jugando, pero si veo que la rodilla me molesta, tomaría la decisión de retirarme y jugaría hasta donde llegue Magallanes está temporada”, aseguró sin tapujos.

Hernández, de 38 años de edad, vislumbra que si no puede estar detrás del plato no tendrá opciones de jugar otra campaña en las mayores (acumula 15), que aun es su principal objetivo. “Me hice un nombre como receptor. Y si un equipo me busca es para que juegue esa posición y ayude a los más jóvenes, si no puedo hacerlo todo se complica”.

El nativo de Cumaná tampoco ve posible extender su participación en Venezuela. “Este año tuve todo el verano sin jugar y me ha costado ponerme en forma. A esta edad es más difícil tomar el ritmo”.