• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Héctor Rondón no salvó pero sigue intraficable

El mirandino es una garantía de seguridad para los oseznos | Foto AFP

El mirandino es una garantía de seguridad para los oseznos | Foto AFP

Dominó a los Filis de Filadelfia y cerró la victoria 32 de la temporada de los Cachorros de Chicago. Su efectividad quedó en 1.10

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Joe Maddon, manager de los Cachorros de Chicago, dio una definición de su cerrador, Héctor Rondón, el jueves. “Me recuerda a Rafael Soriano”, dijo el piloto sobre el taponero mirandino. “Puede demoler a los bateadores con su recta, pero no es lo que hace. Héctor empezó a utilizar mejor todos sus lanzamientos y se convirtió en un pitcher más efectivo”.

La exposición de Maddon tuvo como ilustración la victoria de ayer de los oseznos (6-2) sobre los Filis de Filadelfia. Rondón no salvó, no tuvo oportunidad por el diferencial de carreras. Sin embargo, estuvo intraficable y mezcló todo su repertorio.

Su faena fue de un inning, en el que permitió un sencillo de Odúbel Herrera. Pero no le pisaron el plato. A Peter Bourjos, jardinero de los cuáqueros, no le mostró la recta de cuatro costuras, su envío estandarte. Lo dominó con un sinker, una curva y tres sliders. Es de eso de lo que hablaba Maddon.

Luego de retirar a Bourjos, Rondón aceptó el imparable de Herrera. Después cerró el capítulo al obligar a Freddy Galvis a batear para doble play. Así los úrsidos conquistaron su triunfo 32 de la temporada.

La efectividad de Rondón bajó a 1.10, producto de dos carreras limpias en 16.1 capítulos de trabajo. Y su WHIP, que es el promedio de hombres que se le embasan por inning, quedó en 0.67, el cuarto mejor entre los cerradores de las Grandes Ligas.

Por Filadelfia, Herrera se fue de 5-2 con carrera anotada, Galvis de 5-1 y César Hernández ligó de 4-2.

Por su parte, Williams Pérez salió sin decisión, aunque los Bravos de Atlanta vencieron a los Marlins de Miami (4-2). El derecho lanzó 6.0 episodios y permitió par de carreras limpias. No fue una noche dominante, pues le conectaron siete hits, ponchó a tres rivales y dio un boleto. Su efectividad quedó en 3.72.

Por los peces, el antesalista Martín Prado ligó un imparable en cuatro turnos y ahora su promedio al bate está estacionado en .337.