• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Héctor Rondón ve con buenos ojos la llegada de Chapman

MLB Ahora pasará a lanzar en el octavo inning

MLB Ahora pasará a lanzar en el octavo inning

A pesar de que el venezolano perdió su puesto como cerrador de los Cachorros, piensa que el lanzallamas cubano ayudará al equipo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿A quién puede afectar la llegada de Aroldis Chapman a los Cachorros de Chicago? Todas las miradas se podrían posar en Héctor Rondón. Antes de que fuera oficializado por el manager Joe Maddon, ya se veía lógico que el cerrador recién llegado de los Yanquis de Nueva York iba a desplazar al venezolano como taponero oficial de los oseznos.

Pero Rondón no se ve afligido por el movimiento. De hecho, ve con buenos ojos la llegada del zurdo capaz de lanzar a 105 millas por hora, aunque ahora deba ser el hombre encargado del octavo inning. 

“Creo que es bueno para nuestro equipo”, le expresó Rondón a ESPN.com. “Es uno de los mejores relevistas que hay en el momento. Estoy bien con eso. Sé que hice un buen trabajo con mi papel”.

Aunque ayer amaneció con 18 salvamentos, muy lejos del tope de la Liga Nacional, Rondón se ha erigido como uno de los apagafuegos más efectivos de las mayores. Sin contar la jornada pasada, su efectividad era de 1.95, levemente mejor que los 2.01 de Chapman.

“No me importa si lanzo en el octavo o séptimo”, sostuvo el mirandino. “Lo que quiero hacer es entrar al terreno y poder cumplir con mi trabajo”.

Es espectáculo que representa el cerrador cubano y la calidad que posee son indiscutibles. Es el brazo más poderoso de la actualidad (quizás uno de los tres más fuertes en la historia del juego) y sus 20 primeros rescates de la temporada los consiguió en 21 oportunidades de salvar. Rondón no es ajeno a lo que es obvio.

“Si tienes la oportunidad de llegar a ese tipo es mejor que lo tomes”, comentó el serpentinero de Leones del Caracas en Venezuela. “Todo el mundo sabe lo que puede hacer su recta”.

Rondón logró salvaguardar 30 victorias la temporada pasada y 29 en 2014. En su primera campaña en Grandes Ligas, en 2013, también se estrenó como preparador del cerrador Kevin Gregg.

No salvó ni un juego, pero finalizó 14.