• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

La Guaira no se rinde

Miguel Rojas | Foto AVS Photo Report

Miguel Rojas | Foto AVS Photo Report

Los Tiburones lograron barrer a Caribes en la serie de dos juegos para renovar sus esperanzas de meterse en la clasificación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Vencer al mejor equipo del torneo en días consecutivos es la mejor forma que consiguieron los Tiburones de La Guaira para dejar claro que batallarán hasta el último out de la temporada.

“El mensaje es que no nos vamos a rendir”, soltó ayer el campocorto Miguel Rojas, luego de celebrar la victoria 5-3, que decretó la barrida en la serie de dos juegos con los Caribes de Anzoátegui en el estadio Universitario.

La Guaira llega al descanso por el Juego de Estrellas con tres victorias al hilo, la motivación ideal para mantenerse en carrera por tener uno de los cinco cupos que dan acceso a la postemporada. “Ojalá que estos dos días libres no nos afecten. Por mi parte, me mantendré entrenando”, confesó Rojas, quien fue clave con su madero al remolcar dos de las cinco carreras que produjo la ofensiva del conjunto salado.

El pitcheo, que ha sido el talón de Aquiles temporada tras temporada, fue clave en el reciente éxito ante los orientales. Un día después de que cinco lanzadores se combinaran para blanquear a Caribes, Junior Guerra lanzó seis entradas de una carrera y cinco imparables.

“Junior estuvo muy bien.  Falló en la locación de un pitcheo que derivó en el jonrón de José Gil, pero él ha estado bateando cuadrangualres últimamente”, indicó el manager Buddy Bailey.

Gil sacudió cuatro bambinazos en los últimos tres juegos, aprovechando su estadía en el coso de Los Chaguaramos (el viernes dio dos ante los Leones). Sin embargo, la demostración de poder del receptor en la primera entrada, no fue suficiente para estropearle el día a Guerra.

“El jonrón fue por un pitcheo que se me quedó en el medio”, admitió Guerra. “Pero me dije que con un batazo no me van a ganar, quedan nueve innings por jugar y fui haciendo los ajustes”.

La temporada de Guerra ha sido una grata sorpresa para La Guaira. Además de alcanzar su tercera victoria del año, registró su segunda apertura de seis o más innings. Sin contar que con los cuatro ponches que sumó llegó a 49 y se apoderó nuevamente del liderato de la liga.

Caribes amenazó con estropear la velada de la los parciales guaristas al anotar dos carreras en la novena entrada ante Gregory Infante. Incuso, el empate llegó a estar en primera base, pero el cerrador criollo apretó el brazo para dominar a Niuman Romero.

Con un mes de temporada por delante, los Tiburones están más vivos que nunca.

Silva a la vista
Carlos Silva no detuvo la sesión de bullpen que realizaba ayer en el estadio Universitario a pesar de la lluvia que comenzó a caer cerca de las 11:30 de la mañana. El avezado lanzador terminó de probar su brazo derecho y se dispuso  a trotar por la zona de seguridad de los jardines del coso de Los Chaguaramos.

Silva lleva a cabo una estricta preparación para concretar su regreso al beisbol profesional luego de casi tres años de inactividad. “He mejorado bastante. La preparación no ha sido fácil pero si todo termina de salir bien, estaría debutando entre el 10 y 11 de diciembre”, acotó el derecho.

El otrora grandeliga reveló que ya lanzó en la Liga Paralala y espera enfrentar bateadores nuevamente en otras dos prácticas de bateo en vivo durante la venidera semana. “Me quedan dos live BP de 40 y 60 lanzamientos respectivamente. Me estoy preparando para ser abridor, aunque estoy dispuesto a cumplir cualquier rol”, dijo quien no descarta volver a probar suerte en el beisbol de verano. “El plan es jugar unos dos o tres años. No se trata solo de lanzar en Venezuela, quiero volver al beisbol del extranjero. Pero todo dependerá de mi actuación con Caribes este año”.

Silva, propietario de Marinos de Anzoátegui (equipo de la Liga Profesional de Baloncesto), no actúa en la pelota local desde la temporada 2009-2010. “Los muchachos del equipo y mi familia me motivaron a regresar. Sabía que no iba a ser fácil, pero tengo 35 años de edad, he perdido unos cuantos kilos y estoy cerca de recuperar mis condiciones”.