• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

La Guaira desafía probabilidades y no baja los brazos

El manager de los Tiburones de La Guaira, Marco Davalillo | Henry Delgado

El manager de los Tiburones de La Guaira, Marco Davalillo | Henry Delgado

El manager Marco Davalillo mantiene intacta la fe, pero tendrá que resolver las incógnitas de toda la temporada en 18 encuentros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde anoche La Guaira debe afrontar cada uno de sus partidos como si se tratara del séptimo juego de una final. Salvo la campaña anterior, en la que trepó hasta el primer lugar de la clasificación, en el último lustro Tiburones siempre ha tenido que batallar contra la corriente.

El manager Marco Davalillo lo sabe y no pierde el buen ánimo. Tiene fe en el equipo que dirige responderá como antes.

"Nosotros seguimos peleando", soltó. "Siete clubes están luchando por cinco cupos. En este campeonato todos estamos cerca. Ha sido un torneo de rachas".

Antes de la jornada de ayer, los escualos marchaban penúltimos con récord de 20-25, a 2,5 juegos de la clasificación.

Pero en sus más recientes 10 partidos apenas tenían balance de 5-5. Necesitan mejorar mucho para poder aspirar a terminar por en encima de la marca de .500. De hecho deben ganar 12 de los 18 desafíos que le restan en el calendario de la ronda regular.

"Tenemos que seguir adelante, independientemente que sea sobre .500 o no. Lo importante es que ningún conjunto está acompañado por un asterisco. Estamos cerca. Con todo lo que nos ha pasado seguimos ahí. Incluso, no se puede descartar a Aragua que marcha en el sótano. Tampoco podemos decir que el líder Caracas está clasificado".

Dentro de poco, La Guaira tendrá que estar alerta con lo que hagan sus enemigos más cercanos, su destino comenzará a estar en otras manos.

"No reviso el standing. Con sólo observar los ganados y perdidos del equipo, sacas la cuenta. Quedan suficientes juegos. Sabemos que podemos seguir peleando. La clave es ganar, más nada. Seguir peleando los 27 outs".

"La clave" estará en mejorar el pitcheo. Los brazos litoralenses exhiben la peor efectividad del circuito (5.37), casi una carrera más que Aragua (4.54), su escolta en ese renglón.

"Tenemos la ventaja de quedarnos en casa la mayor parte de lo que queda de diciembre.

Aparte del apoyo del público y poder ser home club, tenemos un récord positivo aquí. La carretera nos ha tratado mal".

A partir de ayer, los Tiburones jugarán 10 encuentros en el Universitario como locales más otros 2 contra Leones. En el cemento de la UCV su registro, sin contar el choque contra Zulia anoche, era de 12-9.

No importa el escenario, las probabilidades cada día son menores, si los triunfos son escasos. Ese es el desafío que encara Davalillo y sus dirigidos.