• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Griffey Jr y Piazza son los nuevos inmortales

Piazza ingresó a Cooperstown como un Mets y Griffey con la gorra de Seattle | Referencia

Piazza ingresó a Cooperstown como un Mets y Griffey con la gorra de Seattle | Referencia

El ex careta y el otrora patrullerocentral fueron recibidos por los otros miembros del Salón de la Fama. Ambos destacaron por mantenerse “limpios” en la era de los esteroides

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ambos lucían diferentes a la época en la que eran jugadores estrellas de las Grandes Ligas. Mike Piazza ya no tenía la cabellera un poco larga, ni el bigote que le cubría hasta casi la mejilla. Por su parte, Ken Griffey Jr ya no era el  muchacho que impresionaba con su esbelto físico y con aretes en sus orejas. Pero, ambos fueron los protagonistas de ayer en Cooperstown al ser exaltados al Salón de la Fama del beisbol, por los números que dejaron cuando precisamente cumplían con la referida descripción.

Para la ceremonia asistieron diversos miembros del club selecto de la inmortalidad del diamante, entre ellos Rickey Henderson, Tom Lasorda, Pedro Martínez, Randy Jonson, entre otros.

En plena luz del día, Mike Piazza fue el primero que recibió su placa en la que se apreciaba el rostro del otrora receptor con la gorra de los Mets de Nueva York. El descendiente de italianos tuvo seis temporadas con al menos 30 cuadrangulares, más de 100 impulsadas y un mínimo de .300 de average. Piaza fue encumbrado con 83% de aprobación de los votantes. “Mi papá siempre soñó con jugar en las mayores. Él no pudo cumplir este sueño por las realidades de la vida. La fe de mi padre en mí solía ser más grande que la mía, y es el factor más importante por el que me exaltan al Salón de la Fama. Gracias, papá. Lo hicimos. La carrera ha concluido", dijo un sollozo Piazza mientras su progenitor también estaba en el público visiblemente emocionado.

El perfecto swing. Durante toda la jornada, se recordó los inicios de Ken Griffey Jr junto a su padre en el año de 1989 y luego el portal de MLB.com hizo un recuento de los mejores jonrones y atrapadas del patrullero central. Griffey, tuvo que detener su discurso en reiteradas ocasiones ahogado en el llanto. “Voy a dejarlos con algo, en 22 años aprendí que un equipo te dará el mejor trato, y ése es tu primer equipo. Estoy tremendamente orgulloso de ser un Marinero de Seattle”, comentó el autor de 630 cuadrangulares y que ingresó a Cooperstown con una aceptación de 99,3%, el más alto de la historia de Cooperstown. Al final Griffey quiso que todo fuera como antes y se colocó la gorra del Salón de la Fama, hacia atrás como solía hacerlo en los derby de cuadrangulares.