• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

“Gracias, Papá”

La carrera de José Pirela a toda velocidad, tras su primera conexión en las grandes ligas | Foto: USA Today Sports

José Pirela con su primera conexión en las grandes ligas | Foto: USA Today Sports

El estreno de José Pirela en las Grandes Ligas resultó único en varios sentidos. Ahora su nombre aparecerá para siempre junto al de Joe DiMaggio en la historia de los Yanquis debutantes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tanto que esperó José Pirela para hacer su debut en las Grandes Ligas y tan especial que resultó su estreno, en un episodio que le hermanó con el gran Joe DiMaggio y por el que el venezolano todavía agradece al Cielo.

“Gracias, Papá”, fueron sus primeras palabras, apenas se puso en pie sobre la tercera almohadilla del Yankee Stadium y recibió el saludo del coach.

Lo dijo mirando hacia arriba, apuntando a lo alto con el índice, en un íntimo diálogo con Dios, que las cámaras de YES Network captaron, para que todo hispanohablante pudiera leer en sus labios una sucinta frase: “Gracias, Papá”.

Fueron ocho años en las menores de los Yanquis y cinco meses de una sólida temporada con el madero, que no parecía conducirle a alguna parte más que a los entrenamientos de pretemporada de las Águilas del Zulia, su equipo en la LVBP.

“Esta noche es una bendición”, exclamó, al ser interpelado por la estación neoyorquina. “Nunca esperé este llamado, ya con la temporada finalizada. No me decían nada y me sentí muy triste por eso. Pero ahora estoy muy feliz”.

El infielder fue subido la semana pasada, para ayudar en varias posiciones en la recta final.

Cinco venezolanos han conectado un triple en su primer juego en las mayores. Martín Prado, Yorvit Torrealba, Wiklenman González y Edgar Cáceres eran los antecedentes. Pero sólo Torrealba, González y Cáceres lo hicieron también en su primer turno, como Pirela.

La cuenta es aún más pequeña entre los peloteros de los Yanquis. Únicamente DiMaggio, Charlie Silvera y Steve Balboni, en ese orden, habían logrado un tribey el día de su estreno, pero Silvera no lo hizo en su primer viaje al plato y no existe registro público del primer turno de DiMagglio, lo que deja al Águila Negra como el segundo en la franquicia con tal logro, junto a Balboni.

“Pude lograr mi sueño, es algo increíble”, soltó Pirela. “Siempre he trabajado. Siempre. Le doy gracias a Dios por estar aquí”.

El triple es el batazo más difícil de conseguir en el beisbol. El zuliano, sin embargo, sabe sumar tribeyes, gracias a esa combinación que incluye velocidad por arriba del promedio y poder ocasional. Este año largó 11 en triple A y en 2010 ligó 13 en clase A avanzada.

Durante su carrera en las menores, coleccionó más tablas de tres bases que cuadrangulares: 46 contra 45.

El manager Joe Girardi premió ayer el debut de Pirela colocándole nuevamente como designado y noveno bate. Es el sueño hecho realidad. Por eso, cuando se levantó en tercera base, su primera exclamación estuvo cargada de sinceridad: “Gracias, Papá”.


El Dato

José Pirela firmó con los Yanquis como agente libre, en 2006. Nunca abandonó la organización. Por entonces tenía 17 años de edad y el anhelo de convertirse en el primer grandeliga trujillano. No lo fue por muy poco. Su paisano Leonel Campos, nacido en Valera, como él, se le adelantó por tres semanas, el 1° de septiembre