• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Golpe al corazón

Venezuela y Uruguay se enfrentaron ayer en el Cachamay / AFP

Venezuela y Uruguay se enfrentaron ayer en el Cachamay / AFP

Venezuela cayó derrotada ante Uruguay (0-1) y perdió el quinto lugar de la tabla

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sin recuperar aún su lucidez ni su mejor semblante, a Uruguay le bastó un zarpazo de su hombre en mejor forma, Edinson Cavani, para vencer a Venezuela (0-1) y derrumbar, con esto, buena parte de sus aspiraciones de clasificar a la Copa del Mundo.

El cuadro venezolano sabía que a esta altura de la eliminatoria, cualquier paso en falso podía echar por tierra el esfuerzo y el sufrimiento de varios años, por lo que salió a la cancha a hacerle frente al partido bravo que le planteaba su rival. Pagó con sudor y hasta con la sangre de Roberto Rosales pero no fue suficiente para mantenerse adentro de los puestos de vanguardia en una batalla para la que cada vez queda menos tiempo.

Sin espacios para cosechar algo mejor, la Vinotinto disfrutó anoche de un puñado de tiros libres y otros tantos córners. Sin embargo, esa que ha sido su mejor arma durante esta eliminatoria, ayer no rindió frutos. En parte por la mala puntería que agobió al cuadro venezolano y en parte por los buenos oficios de la curtida defensa uruguaya.

Golpe artero. Uruguay estuvo lejos de ser ese equipo implacable de otras noches pero contó con un par de destellos de sus buenos jugadores. Uno de ellos lo contuvo Dani Hernández con su rodilla pero en el otro le fue imposible intervenir. Cuando Edixon Cavani se salió de su libreto regular y espero pegado a la banda izquierda, desde donde recibió un pase de Forlán que, tras recortar a Cichero y disparar entre las piernas de Túñez, sembró en la base del arco criollo como si fuera una bomba de tiempo. Un golpe seco y directo al corazón de los 40 mil venezolanos que plenaron las gradas de Cachamay y los más de 30 millones que esperaban ver a su equipo un paso más cerca de su gran objetivo.

Con el marcador a favor, Uruguay levantó dos líneas de concreto que sirvieron de dique para contener el ímpetu de una Venezuela que se lanzó contra el arco de Muslera. Con el reloj en contra, César Farías quemó sus naves y terminó el partido con tres delanteros, arrinconando a Uruguay, bombardeandolo con centros, pero sin poder traducir esto en ocasiones serias de peligro. La mejor oportunidad, llegó casi en el último minuto, cuando la Vinotinto jugaba con 10 por las expulsión de Rincón y el ensangrentado Roberto Rosales remató un despeje desde el borde del área.

La derrota no deja a Venezuela fuera de la competencia pero sí le obliga a ganar todos sus partidos y esperar que alguno de sus rivales rebalen como lo hizo ayer la Vinotinto.