• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Gol de Oro

 Ponce es el autor de los dos tantos que tiene Venezuela en el Suramericano / AFP

Ponce es el autor de los dos tantos que tiene Venezuela en el Suramericano / AFP

Venezuela derrotó ayer a Paraguay (1-0) y dio un gran paso en su objetivo de clasificar al Mundial Sub 17

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

R afael Dudamel creció en una Venezuela en la que ser futbolista aún no era una profesión establecida. Sin embargo, su terquedad le ayudó a sobreponerse y cuando era una rareza ver a un venezolano jugando en un equipo extranjero, él disputó una final de la Copa Libertadores en 1999. Ahora funge como director técnico de la selección Sub 17, a la que le ha logrado impregnar esa irreverencia. Un elemento fundamental en el espíritu de un equipo talentoso y que ayer dio un paso determinante en sus aspiraciones de clasificar al Mundial tras derrotar a Paraguay (0-1).

Como ha sido durante todo el Suramericano, cada partido de esta Sub 17 se ha filmado con tonos dramáticos. Ayer, una de las escenas cumbre tuvo como protagonista a Beycker Velázquez, el buen portero nacido en Catia, quien tuvo el tino para adivinar el disparo de Antonio Sanabria y detener el penal que pudo haber adelantado a Paraguay comenzando el segundo tiempo. La parada fue un estímulo para sus compañeros que un par de minutos después armaron todo el set para filmar otra secuencia en el arco contrario.

Paso adelante. Si la parada de Velázquez era digna de una película dramática, la del gol que convirtió Andrés Ponce parecía una persecución de una cinta de acción. La tira comenzó a grabar bien atrás, en un despeje que tomó La Mantia y en apenas dos toques le llegó a Ronaldo Peña en tres cuartos de cancha. El mejor actor del elenco venezolano fue capaz de cambiar su registro habitual y pasar de su papel regular como delantero, a ser el mejor asistente, así entendió la diagonal que le pedía Ponce por detrás de los zagueros guaraníes.

Fue entonces cuando el zuliano se dio cuenta de que las luces le apuntaban y definió como si fuera un delantero hecho y no uno de apenas 17 años de edad, que está en plena formación. Se sacó al portero y cuando la línea de fondo amenazaba con decapitar su momento de gloria, encontró un resquicio para meter de zurda la pelota en la red y anotar un gol sumamente valioso para las aspiraciones venezolanas.

Un gol de oro que le permite al cuadro de Dudamel navegar con el viento a favor en lo que queda del hexagonal.

El registro histórico asegura que con siete puntos es casi imposible no conseguir un pasaje al Mundial bajo este formato. Con los tres de ayer, Venezuela tiene casi la mitad de la tarea hecha. Si mantiene el orden defensivo que lució ayer y que exhibió durante toda la primera fase, solo le harán falta un par de escenas más de acción, un par de goles de alguno de sus buenos delanteros para conquistar ese boleto.

"Voy por ti Venezuela", gritó eufórico tras el partido Dudamel. Él no jugó, pero en la irreverencia del equipo está puesta su firma.