• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Gleyber Torres cuenta las horas

Gleyber Torres | OMAR VELIZ

Gleyber Torres | OMAR VELIZ

El campocorto caraqueño se acerca al 2 de julio como el pelotero número uno del país y el segundo de Latinoamérica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Gleyber Torres corría con un bate y una pelota de plástico. Sus padres trataban de detenerlo para evitar que algún adorno de vidrio de la sala fuera víctima del torbellino.

“Era el nombre que más se escuchaba en la casa”, cuenta Ibelise, madre de Gleyber. “Era tremendo, pero al final terminaba portándose bien”.

En poco tiempo, el consentido de la casa comenzó a usar uniforme de pelotero y su nombre empezó a escucharse en todos los parques donde jugaba.

“Siempre se destacó”, asegura Eusebio, el orgulloso padre. “Desde semillita tuvo actuaciones sobresalientes y al final de las temporadas cargaba con varios premios individuales. Luego comenzó a ser escogido para integrar las selecciones de los Criollitos en el estado Miranda. Fue dando destellos de que si continuaba por esa camino podríamos tener la posibilidad de cumplir el sueño de hacer del beisbol una carrera”.

Torres, que cumplió 16 años de edad en diciembre de 2012, es considerado el principal prospecto del país, y el segundo de Latinoamérica según Baseball America, elegible para convertirse en profesional el 2 de julio, fecha en la que los equipos de las grandes ligas pueden reclutar al talento internacional disponible.

El caraqueño, residenciado en San Bernardino, comenzó su formación con el club Aguiluchos de La Carlota, adscrito a la Liga Leoncio Martínez, y en menos tiempo del esperado por su padre, aparecieron los cazatalentos.

“Fue más evidente cuando cumplió 12 años”, refiere Eusebio. “Los scouts comenzaron a acercarse para decirme que tenía ‘talento proyectable’, que podía prepararse con el fin de ser un profesional”.


Atrae miradas. Unos 12 meses después, la familia del talentoso infielder, todavía no tomaba una decisión sobre el futuro del vástago. Torres evolucionaba rápido, había alcanzado el título de la Copa de Oro de Miranda y estaba invitado por la Federación Venezolana de Beisbol para entrenarse con la preselección de la que saldría el equipo que viajaría al Panamericano Junior de Nicaragua, en agosto de 2010. En el campamento estaban Franklin Barreto y Luis Torrens, que en 2012 firmarían por bonos millonarios con Azulejos y Yanquis, respectivamente. 

Fue en ese instante cuando Ciro Barrios, el reputado entrenador de la Academia CiroSport, fijó su mirada en Torres y como el Midas de los prospectos lo tocó.

“Conversó conmigo un rato, pero decidimos retomar el diálogo después del viaje”, revela Eusebio.

Torres y sus compañeros regresaron con el título de campeones.

“En septiembre, hablé por segunda vez con Ciro y la primera semana de octubre Gleyber fue invitado a la academia para practicar durante una semana. Allí estaban Barreto, que era su amigo, y otros peloteros con los que había compartido (José Gregorio Herrera y Rainis Silva). Eso lo hizo sentir un poco más cómodo”.


Barrios vio suficiente. “Torres será el número uno del 2 de julio de 2013”, vaticinó el instructor, que necesitaba tener en condiciones controladas al muchacho desde ese momento. “Mínimo necesito prepararlo durante dos años para garantizar los resultados”, agregaría para convencer al escéptico padre.

“Estaba buscando una persona con conocimientos para desarrollar sus herramientas y con los contactos necesarios para presentarlo frente a las personas indicadas”, recuerda Eusebio. “Una persona responsable, que inspirara confianza. Ciro era ese hombre, pero se trataba de entregarle a mi hijo menor, el único varón. No era fácil y las clases comenzaban pronto”.

Eusebio Torres, un técnico industrial, con grado universitario, se enfrentó a una decisión importante: mantener a su hijo en el liceo o escoger el camino del beisbol. No podía conciliar ambas alternativas.

“Decidimos apoyar a Gleyber. Era lo que quería y todo se había dado de manera natural. Tenía un don y queríamos que lo aprovechara”.

Torres, que lloraba cuando el tiempo estaba nublado porque temía que un inoportuno chubasco arruinaría su partido dominical con los Aguiluchos, ahora daba el primer paso para convertirse en profesional.


El difícil cambio de rutinas. En el estadio José Pérez Ramos de Turmero escasean los espacios para refugiarse entre las sombras. A las 7:00 am el sol cae inclemente sobre el parque y la mañana deja de ser fresca.

El murmullo de los peloteros rompe el silencio, justo antes de comenzar los ejercicios de estiramiento. Sube el telón de otra agotadora jornada en la Academia CiroSport.

“Lo que más me costó fue adaptarme a las exigencias de la rutina diaria”, admite Torres, lejos de casa y de los cuidados de su madre o sus hermanas  mayores Mariana y Yeisi. “No hay nada que se le parezca a esto en el beisbol menor. Primero cambias el bate de aluminio por uno de madera y las prácticas son otra cosa”.

El entrenamiento termina al mediodía día y después del almuerzo, los jóvenes aprendices descansan un par de horas antes de ir al gimnasio a seguir un exigente plan de fortalecimiento.

“Tardé un poco en asimilar los fundamentos del juego”, continúa. “Tienes idea de qué hacer en el terreno porque antes has estado en un equipo, pero aquí tenía que batear en conteos, mover al corredor, irte a la banda contraria del campo. Aprender las señas del receptor y el lanzador con hombres en base. Cuándo entrar a la segunda para buscar un tiro o la colocación para cortar los disparos de los jardines. Hacer asistencias en las almohadillas. Estar pendiente de todo lo que ocurre en un partido y, después, vas al gimnasio. No hay tiempo para otra cosa”.

Todo lo que hace un profesional, pero para un adolescente con las condiciones de Torres, que se distraía los fines de semana aporreando a los lanzadores de su edad, sin mucho esfuerzo, aquello era como formar parte de una orden franciscana.

“Posee una gran actitud”, destaca Marco Davalillo, coordinador de CiroSport. “Trabaja desde temprano. Siempre está haciendo algo. Se prepara como si fuera su último día en la pelota y eso es importante. Esa es la gran diferencia con el resto”.


Cotizado prospecto. La preparación de Torres lo llevó a ser estimado en los showcases de Major League Baseball, donde fue observado por cientos de scouts. Primero en Valencia, a finales de noviembre, y luego junto con sus pares internacionales en República Dominicana, a mediados de enero.

“Al principio sentía nervios, tenía temor de fallar, pero poco a poco fui superando eso y el miedo se transformó en emoción. Estaban ahí para verme. Los scouts me llamaban. Me daban consejos. Querían que hiciera cosas en el terreno para evaluarme. Desde hace dos años es lo que hago. Así que cuando vino la gente de MLB y luego viajé a Dominicana, todo fue más fácil”.

La vida de Torres y su familia había cambiado. Su nombre estaba en todos los reportes de los medios especializados y el bono por el que firmará está tasado en más de un millón de dólares.

“Es difícil no distraerse con eso”, sonríe con un rostro todavía infantil. “Pero mis padres me han enseñado siempre a no perder la humildad y que el trabajo es lo que nos hace llegar lejos. Porque la vida da muchas vueltas. En ocasiones estás arriba, otras abajo. Pero jamás se debe perder la constancia en lo que hace”.

“Constancia”, “trabajo duro” y “enfoque” son vocablos a los que siempre recurre Torres para hablar de sus aspiraciones y del sueño de emular a su ídolo Asdrúbal Cabrera y, por qué no, superarlo.

“Por eso he pensado mucho en el 2 de julio. Cuento las horas para que llegue ese día tan importante para mí y mi familia, porque es el primer paso de la meta que me he planteado: llegar a las mayores y ser regular”.

Algunos scouts aseguran que cumplirá ese objetivo en cinco años.


Un campocorto que batea

El experimentado técnico y ex scout Marco Davalillo, que trabaja con Ciro Barrios, se entusiasma cuando habla de Gleyber Torres, que se proyecta como un pelotero de cinco herramientas. “La ofensiva está por encima de su defensa”, asegura. “Usa muy bien sus manos, es agresivo. Batea a todos lados del campo. Hace contacto contra diferentes ángulos de pitcheos. Hace muy buenos ajustes. Le he visto poder ocasional. Es un bateador de pasillos. Aunque eso no quiere decir que no tenga un buen guante. Es una mezcla interesante, porque la defensa es lo que más fácil puedes desarrollar y el tiene los instintos, las manos y un brazo 50 (en la escala del 20 al 80 de los scouts). Cuando le exigen en el hueco lanza con fortaleza y puntería a la base. Lo difícil es que a esta edad esté tan adelantado con el bate. Pero tiene un gran dominio de la posición”. Algunos veedores aseguran que no es lo suficientemente atlético para mantenerse en las paradas cortas. Davalillo no está de acuerdo. “Respeto esa opinión, pero defensivamente seguirá mejorando cuando se encuentre en manos de los técnicos de la organización para la que firme. Su cuerpo se fortalecerá y la experiencia que vaya ganando le ayudará en la posición”.


El Dato

Gleyber Torres despertó el interés de las 30 organizaciones de MLB, en especial de Azulejos, Rangers, Indios, Cardenales y Cachorros, pero todos los reportes especializados aseguran que Chicago alzará los brazos en la puja por su capacidad presupuestaria. Se habla de un bono no menor a 1,6 millones de dólares.