• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Freddy García espera volver a Asia y así continuar con su carrera

García dijo que se ha visto perjudicado por las decisiones de los jueces que se ubican detrás del plato / AP- Archivo

García ha tenido que educar a su brazo, porque ya no tiene en él la fuerza de otrora / AP- Archivo

El máximo ganador entre los serpentineros venezolanos en las Grandes Ligas está “decepcionado” del beisbol organizado estadounidense

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A sus 38 años de edad, Freddy García todavía dice tener con qué lanzar y así mantenerse alejado del retiro.

Luego de la pasantía por Taiwán, su primera experiencia fuera del beisbol organizado, 2015 no pinta para que el derecho vuelva a las mayores, donde se mantiene como el brazo venezolano con más triunfos en su historial (156).

“Todavía no tengo trabajo”, destaca, aunque aclara que le gustaría “ir a Japón”, apartando a un lado a las Grandes Ligas. “El año pasado estuve en el spring training con los Bravos de Atlanta y pasó lo que pasó (lo despidieron) luego de lanzar bien con ellos en el playoff. Estoy decepcionado totalmente”.

Apunta que en Asia “me trataron súper bien” y que ese factor y otros lo mantienen lejos de pensar en el retiro, siempre que haya ofertas.

“Yo seguiré pitcheando aquí (con Tigres de Aragua y en la final como posible refuerzo, si lo llamaran). Si sale algo bien, y si no me iré a mi casa a cuidar a mis muchachos y a jugar golf”, dijo “El Jefe”.

“Todavía siento que puedo seguir lanzando”, prosiguió. “Mientras me sienta bien y me levante todos los días con ganas de venir al estadio, ¿por qué no? No tengo ninguna razón para pensar en el retiro”.

Pese a que la velocidad de sus envíos no es la de antes, cuando fue apodado “El Torpedo”, García ha encontrado la manera de sacar outs. Lo demostró en Taiwán y lo está exhibiendo en esta pasantía en Venezuela, su primera como ficha de los bengalíes.

La experiencia le ha permitido amoldar su brazo a las circunstancias. “Esa es la mente. Ya uno no puede venir pensando que lanza 95 millas por hora, porque es mentira. Se tiene que buscar otra clase de pitcheos y mantener la bola bajita”, resumió el serpentinero, quien estuvo ausente del circuito local por seis años y no había lanzado en un round robin desde hacía 17 temporadas, pero él saca sus pergaminos y retira bateadores como siempre lo hizo.