• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Francisco Rodríguez se reinventa al pasar de los años

El caraqueño ha hecho de la mezcla de envíos un arte, para no depender de la fuerza del brazo AFP

El caraqueño ha hecho de la mezcla de envíos un arte, para no depender de la fuerza del brazo AFP

Aunque al manager Brad Ausmus no le gusta traerlo en el octavo inning, el Kid resolvió el extenso trabajo como cuando vivía sus 20 años. Está muy cerca de los 30 salvados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los astros se alinearon la noche del lunes en Boston. Aunque es una metáfora, pues no ocurrió nada especial en el cielo, es la manera de Brad Ausmus, manager de los Tigres de Detroit, para definir la actuación de Francisco Rodríguez que saltó a la lomita en el octavo inning contra los Medias Rojas y consiguió su rescate 28 de la temporada.

Entrar al diamante antes del noveno capítulo no es algo habitual para el Kid. Con 34 años de edad, ya no es el joven de poderoso brazo que era el arma de la causa de Anaheim. Los bengalíes lo cuidan y detestan que tenga un trabajo tan extenso.

“No me gusta tener que pedirle cinco outs a Frankie para salvar”, le dijo Ausmus a la publicación Michigan Live. “Las estrellas se tienen que alinear un poquito para eso”. 

Tal vez en lo último que piense el piloto sea en la posición de las constelaciones durante los juegos. Eso sí, su motivación era ganarle a los patirrojos, la única razón para convocar al cerrador desde el octavo por segunda vez en la temporada. “Para traerlo me debo sentir realmente obligado a ganar”, comentó.

Rodríguez no avivó los miedos de Ausmus. El derecho dominó a los cuatro paleadores que enfrentó, incluyendo un largo turno contra Xander Bogaerts y un inofensivo rodado a sus manos de David Ortiz. 

Desde muy joven su rutina fue rescatar las victorias de su equipo. Ahora, cuando el pasar del tiempo ya es evidente, se ha acostumbrado a salvarse del correr de los años. Supo sortear el reto de lanzar más de un episodio con lo que lo ha ayudado desde que comenzó a perder millas en la recta y abandonó el vértigo del slider: la mezcla y la maña.

De acuerdo con el portal brooksbaseball.com, Rodríguez le lanzó 20 envíos a Boston, de los cuales ocho fueron cambios, cuatro sinkers, cuatro rectas y cuatro curvas. Ninguno de los pitcheos superó las 90 millas por hora.

Es la fórmula del Kid, quien solo permitió una carrera limpia entre el 20 de junio y el 25 julio. En el período dejó efectividad de 0.69, 13 ponches y los rivales le batean para .136.

Cada rescate lo acerca un poco más a los 422 de Billy Wagner, ubicado en el quinto lugar de todos los tiempos. Luego de que arribe al guarismo estará a tiro de piedra de los 424 de John Franco. Rodríguez amaneció ayer con 414.

Es casi un hecho de que su llegada a los 30 juegos salvados esta campaña se materializará. Y es posible que pueda lograr 40, como acostumbró al beisbol cuando vivía sus 20 años.