• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Francisco Cervelli: “Me ha tocado aprender a los golpes”

Francisco Cervelli | Foto: El Nacional Web

Francisco Cervelli | Foto: El Nacional Web

El receptor carabobeño ha regresado por lo alto con los Piratas de Pittsburgh después de que las lesiones limitaran su actuación en los pasados tres años 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La primera vez que Francisco Cervelli estuvo en un campamento de Grandes Ligas obtuvo el mayor aprendizaje de su carrera profesional.

“La primera persona que seguí cuando fui a mi primer entrenamiento en Grandes Ligas, en 2007, fue (Jorge) Posada”, recordó el actual receptor de los Piratas de Pittsburgh, quienes visitaron a los Dodgers de Los Ángeles este fin de semana. “Nunca había visto un catcher que trabajara más que él. Estaba detrás de él viendo su ética de trabajo y era impresionante por su edad”.

El carabobeño solo tenía 21 años cuando conoció al boricua y allí se convirtió en la figura que tuvo que emular cuando los obstáculos vinieron a él. No ha sido un recorrido sencillo para el criollo pero, después de ocho años, recibió la oportunidad que tanto había anhelado y está dirigiendo al cuerpo de lanzadores del equipo que ostenta, al momento de escribir estas líneas, el segundo mejor registro de todas las Grandes Ligas.

Los bucaneros obtuvieron a Cervelli en un canje con los Yanquis de Nueva York, equipo con el cual actuó solo en 69 compromisos, en las pasadas tres campañas. En 2012 fue enviado a ligas menores, un año después sufrió una fractura en su mano derecha que requirió cirugía. Mientras se recuperaba surgió su nombre entre los involucrados en el caso de Biogénesis, lo que le ocasionó una suspensión por cincuenta encuentros que lo alejó del beisbol por el resto del 2013.

En 2014, cuando todo parecía quedar atrás, se lastimó el tendón de la corva y sufrió migrañas que limitaron su participación con los del Bronx a 49 encuentros. “La personas aprenden de diferentes maneras. A mí me ha tocado aprender a golpes por cabeza dura, por impaciente y por las lesiones.”, soltó el magallanero. “Todo el mundo le dan la oportunidad pero hay que estar listo para cuando te la den. Eso me enseñaron las lesiones a mantenerme fuerte, caerme y levantarme. Joe (Girardi) me enseñó a tener mucha paciencia en este negocio y a perseverar”.

Cervelli ha recorrido finalmente los frutos tanto a la defensiva como a la ofensiva. El valencianos es, entre los receptores con al menos 400 turnos en el torneo en curso, el segundo con mejor promedio de bateo (.298), segundo en porcentaje de embasado (.377), tercero en OPS (.784), cuarto en hits (118) y segundo en triples (5).

“Lo que faltaba era jugar todos los días, puedo mantener el timing”, espetó. “Hay una gran diferencia entre jugar todos los días y hacerlo una o dos veces a la semana. Aprendes a controlar todas tus emociones”.

Ahora lo que le queda a Cervelli es cerrar su regreso acudiendo a la Serie Mundial con los Piratas y experimentar lo que también vivió Posada con los Yanquis.“Todavía no he terminado para decir que logré lo que quería. Tengo una meta y voy a hacer lo que sea para lograrla. Lo que me ha gustado de esta temporada es que he estado saludable”, concluyó.

Con peto y chingala

El careta ha mejorado también detrás del plato pues es hoy en día uno de los tres catchers de grandes ligas con mejor manejo del framming, según Baseball Prospectus, en cuya publicación especializada en estadísticas avanzadas indican que el venezolano ha agregado 88.4 strikes adicionales con el arte del mascoteo solo por detrás de Yasmani Grandal y Tyler Flowers.

“Me dediqué bastante con Gary Tuck, coach de bullpen de los Yanquis, hicimos bastantes ejercicios el año pasado para mantener las manos calladas y funcionó”, explicó. “No me conformo con eso y quiero seguir mejorando para cuando me retire decir di todo por el todo. Eso también lo aprendí de Tony (Peña) me enseñó a tener esa viveza en el juego. A engañar a los bateadores”.

Cervelli siempre tiene un plan, incluso cuando del otro lado de la acera está Miguel Cabrera, uno de los toleteros más peligrosos de la actualidad. “Él es el mejor bateador del mundo. Yo creo que el plan es no dejar que él te mate. Si ves que tienes un conteo favorable mejor enviarlo a primera base, lo que pasa es que viene atrás Víctor Martínez y es otro fastidio entonces es un problema (risas). Todo depende de lo que traiga ese día. No soy persona que lee un libro y me  voy a regir por ahí. Yo veo que él es un hombre que siempre está buscando algo y uno tiene que no morder ese anzuelo”.