• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Francia se impulsó con la frente de su chico de oro

Nigeria cometió muchos errores al final | Foto AP

Nigeria cometió muchos errores al final | Foto AP

Paul Pogba anotó un gol para ayudar a los europeos a vencer a Nigeria 2-0 y encaminar su pase a cuartos de final

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los padres de Paul Pogba salieron de Guinea en 1991 buscando un futuro mejor para su familia. Decidieron después de establecerse en París, en uno de los suburbios de la ciudad; que era momento de hacer crecer a la familia, que ya había visto llegar a Florentín y Mathías.

Paul nació en la localidad Lagny-Sur-Magrne en 1993. Por su descendencia, no tardó en convertirse en un joven atlético fanático del fútbol, al que firmó el Le Havre de la Ligue 1 francesa cuando tenía apenas 15 años de edad.

Un año más tarde, Alex Ferguson, el técnico de Manchester United lo fichó para dejarlo ir en 2011 a la Juventus, un error que nunca se le perdonó. Estando ahí  ganó con Francia el premio “Golden Boy” (al mejor jugador) del europeo sub21 en 2012.

En Inglaterra, Pogba se convirtió en un volante que sabe utilizar su 1.92 metros de estatura para obstaculizar a los rivales, al tiempo que desarrolló habilidades como pasador y rematador desde fuera del área. En la Juve, que se fijó en él como un suplente de garantías para el trío compuesto por Andrea Pirlo, Claudio Marchisio y Arturo Vidal, explotó como jugador; hoy Francia lo celebra.

Ayer, Didier Deschamps aprovechó sus virtudes, físicas y de juego, para contrarrestar a una briosa Nigeria que complicó más de la cuenta en Brasilia al conjunto azul, quienes terminaron llevándose la victoria 2-0 y clasificándose así a los cuartos de final del Mundial Brasil 2014.

Pogba fue generoso en su esfuerzo, como toda Francia. La presencia de Víctor Moses, Ahmed Musa, Peter Odewinge y Emanuel Emenike; convirtieron a las “Águilas Verdes” en un equipo peligroso, rápido, de transiciones violentas; que tuvo varias ocasiones para vulnerar la valla de Bruno Lloris y al final se fue quedando en la medida en la que la lectura de Deschamps favoreció el resurgir francés en el segundo tiempo.

Los gallos tenían a Olivier Giroud y a Karim Benzema estorbándose en la cancha. Sus posiciones se solapaban, lo que ocasionó que el equipo se volviera espeso en el ataque. Luego entró Antonie Griezman por Giroud, y cambió todo para Francia.

Reapareció Pogba, colaborando en el ataque, y Griezman favoreció la reaparición de Mathieu Valbuena y aportó para la comodidad de Benzema. De una combinación de todos ellos nació un saque de esquina, que terminó rematado de cabeza por Pogba, para anotar el primer gol.

Luego Griezman, con complicidad del zaguero Yobo, anotó el segundo tanto del partido. Francia sufrió para superar a Nigeria; pero pudo reinventarse. Se apoyó en la frente y el esfuerzo de su joven maravilla, Paul Pogba, ese que dijo después de ganar el premio Golden Boy, que no quería ser una estrella fugaz. Llegó para quedarse. Al menos ya instaló a Francia en los cuartos de final.


Ficha técnica:
Francia (2):
Lloris, Debuchy, Varane, Koscielny, Evra; Cabaye, Pogba, Matuidi, Valbuena (Sissoko, 90+3’), Benzema, Giroud (Griezman, 61’). DT: Didier Deschamps.

Nigeria (0):
Enyeama, Omeruo, Oshinawa, Yobo, Ambrose; Obi Mikel, Onazi (Gabriel, 59’), Moses (Nwofor, 89’), Musa; Odewinge, Emenike. DT: Stephen Keshi.

Goles: 1-0, Pogba, 80’; 2-0, Yobo (PP), 90+1’.

Arbitro: Mark Geiger (Estados Unidos).