• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Final a la vista

Barcelona logró remontar y vencer al Villarreal en la Liga de España / AP

Foto AP

Barcelona superó al Villarreal  por 3-1 con goles de Messi, Iniesta y Piqué. Pudo sentenciar la semifinal de la Copa del Rey, pero Neymar erró un penal y Ter Stegen falló en el arco

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Barcelona puso un pie en una nueva final de la Copa del Rey al vencer por

3-1 al Villarreal, al que, sin embargo, dejó escapar vivo del Camp Nou, pues Neymar falló un penalti, cuando peor lo estaba pasando el conjunto amarillo, que podía haber dejado resuelta la eliminatoria.

Aunque Marcelino repitió el mismo once que plantó cara al Barça en la Liga, el planteamiento de los visitantes nada tuvo que ver con el de hace 10 días.

El Villarreal radicalizó su apuesta defensiva con el propósito de evitar otro partido de ida y vuelta en el que Barcelona de Luis Enrique se siente, hoy día, como pez en el agua.

El objetivo no era otro que el de evitar que pasaran muchas cosas en el Camp Nou y provocar que la eliminatoria se tuviese que decidir en El Madrigal.

Los visitantes lo lograron durante los primeros 40 minutos, en los que el Barça evidenció uno de sus mayores pecados del pasado: su obstinación por fabricar todo su fútbol por el centro renunciando al desborde por las bandas.

Un par de tiros de Messi que ni siquiera inquietaron a Asenjo y un gol bien anulado a Mathieu por fuera de juego había sido todo el bagaje ofensivo del conjunto local hasta que llegó el 1-0 a falta de cuatro minutos para llegar al descanso.

Sin acierto en la elaboración, y enmarañado en las dos líneas de cuatro del rival, la jugada tuvo que venir del único error defensivo del Villarreal en toda la primera parte: una cesión defectuosa de Pina a Musacchio que Luis Suárez interceptó para correr la banda izquierda y ceder el balón a Messi, quien fusiló desde la frontal.

El gol sacudió el partido, hasta entonces bastante anodino.

Villarreal dio señales de vida al comenzar el segundo tiempo. Luis Suárez regaló el balón a Trigueros, que sorprendió a Ter Stegen con un derechazo desde la frontal del área. El balón se coló como un obús por el centro de la portería, dejando retratado al meta alemán, que pudo haber hecho más para evitar el gol.

Pero la alegría de los de Marcelino duró dos minutos, el tiempo que tardó Iniesta en inventarse una pared genial con Luis Suárez para hacer el 2-1 y anotar su tercer gol de la temporada, los tres en la Copa.

Piqué, a la salida de un córner, cabeceó en el segundo palo para hacer el 3-1. penalti que el árbitro señaló por mano de Musacchio hubiera supuesto la puntilla para el Œsumarino amarillo¹, pero el Barça malgastó la pena máxima.

Messi, en una decisión sorprendente, dejó lanzarla a Neymar, quizá para animarlo al estar firmando un partido más que discreto, pero Asenjo adivinó la intención del brasileño.