• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Figueroa: “El secreto de Sanvicente es que siempre quiere ganar”

Dario Figueroa | Henry Delgado

Dario Figueroa | Henry Delgado

De acuerdo con el volante, Chita tuvo que adaptar su estilo al plantel que consiguió en Barinas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Darío Figueroa conoce muy de cerca el trabajo de Noel “Chita” Sanvicente. Estuvo con él durante dos años en Caracas, y luego en Real Esppor, el tiempo los separó, para que luego se reencontraran en Zamora.
El volante es testigo de las transformaciones que ha tenido que hacer el estratega guayanés, sobre todo ahora que tiene una realidad menos opulenta, en Barinas.
“Noel tuvo que cambiar muchas cosas en su módulo táctico, éste no es el mismo que yo había visto”, argumentó Figueroa. “Antes se jugaba con dos hombres arriba, como en Caracas; en este esquema sólo hay un nueve fijo, Juan Flacón, y el resto cae por los lados, como media puntas. Gaby Torres, Inmer González o Pedro Ramírez llegan siempre desde atrás”, destacó el argentino.
“Creo que Chita tuvo que adaptarse a lo que había acá. Él era el que llegaba, y trabajó mucho para encontrar el funcionamiento que tenemos ahora”, aseguró el mediocampista, que el domingo anotó el tanto que mantuvo durante una semana más a los blanquinegros como líderes del Clausura.

No cambia. No obstante, para Figueroa, hay cosas que siguen siendo iguales con Sanvicente. “Su forma de entrenar es la misma. Puedes poner módulos diferentes, situaciones distintas, pero Noel siempre quiere trabajar para ser primero. Siempre tiene ganas de ganar. Él y todos los que le acompañan. Y eso contagia a la plantilla”, comentó.
“Si ganaste 5-0, Chita siempre va a encontrar una falla, algo donde afincarse para mejorar para ganar 10-0 la próxima vez”, explicó entre risas Figueroa. Además, Sanvicente es muy humilde, nunca se cree nada, no es de esos que se abomban”, destacó.
Figueroa ha ido cediendo protagonismo ésta campaña, para dejarlo en manos de otros. Es por esto que el gol de Maturín fue un gran bálsamo para él. “Siempre trabajo para jugar. El domingo no entré bien a la cancha, pero el gol trae alegrías y cosas buenas, y hace olvidar un poco las malas. La pelota entró por donde tenía que pasar, era el único espacio posible. Ojalá ese gol nos sirva en el futuro, hoy somos líderes, pero nos quedan cinco finales más, a las que hay que ir con todo”, remató.