• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Fiesta real con sabor venezolano

“Estamos sumamente felices de llegar a esta segunda parte”, dijo Alcides Escobar | Foto EFE

“Estamos sumamente felices de llegar a esta segunda parte”, dijo Alcides Escobar | Foto EFE

Salvador Pérez, Omar Infante y Alcides Escobar disfrutaron junto a sus compañeros la noche más emocionante que se ha vivido en casi 30 años en el Kauffman Stadium

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Salvador Pérez se encaramó sobre el dugout y tomó una de las escobas que exhibían los fanáticos mientras pegaba brincos. Jarrod Dyson hizo saltos mortales en el césped del infield. Sus compañeros de los Reales de Kansas City saltaban de felicidad en medio del diamante del Kauffman Stadium y Sluggerrr, la mascota de los Reales, corría velozmente hacia la lomita cargando la bandera de su equipo lo más alto que podía.

Hubo una breve pausa en medio del caos cuando los Reales se quitaron sus camisas de juego para vestir sus nuevas franelas de campeones de la Serie Divisional de la Liga Americana con las frases “Nuestro año” y “Nuestro momento” escritas en el pecho, pero la celebración se reanudó rápidamente. Realmente estaba ocurriendo.

Los Reales vencieron a los Angels por  8-2 para completar la barrida en tres juegos en la Serie Divisional de la Liga Americana hace dos noches, para así dar pie a la mayor fiesta que se ha visto en este estadio en casi tres décadas. Los Reales se enfrentarán a los Orioles en el primer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana que comienza el viernes en Baltimore, pero ahora, es momento de celebrar, recordó un artículo divulgado por mlb.com, escrito por el cronista Jesse Sánchez.

“Estoy tan feliz y hay que darle gracias a Dios”, dijo el pitcher de los Reales Yordano Ventura. “Esta fue una victoria tan importante para todos nosotros y para la ciudad de Kansas City. Jugamos duro y las cosas terminaron como nosotros queríamos. Tenemos que seguir jugando como lo hemos hecho hasta ahora”.

Dentro del clubhouse ganador, los peloteros se juntaron en el medio del vestidor y empezaron a cantar “Ahora, ¡seguimos!, ahora, ¡seguimos!, ahora ¡seguimos!”.

Hubo choques de cinco, abrazos y los vestidores estaban cubiertos con sábanas de plástico. Botellas y botellas de champaña dijeron presente.

Kelvin Herrera corrió regando espumante a todo el que se atravesara, pero no era el único. “Esto es increíble y no tengo palabras para describir cómo me siento en este momento”, dijo el catcher venezolano de los Reales Salvador Pérez. “Estoy tan contento por nuestro equipo, nuestra organización y esta ciudad. Quiero agradecer a todos los fanáticos por su apoyo porque los escuchamos”.

Los televisores en el clubhouse mostraban a los compañeros de equipo en el terreno, corriendo frente a la zona de seguridad y celebrando con los aficionados. En un rincón, la leyenda de los Reales George Brett estrechaba manos con cada jugador con quien se topaba en el pasillo. Brett es tratado como rey en el Kauffman Stadium, pero sabía que la celebración le pertenecía a los jugadores en el terreno. De forma similar, el gerente general de los Reales Dayton Moore ocasionalmente entraba y salía de la oficina del entrenador, asimilando el ambiente y dejando que sus pupilos disfrutaran las candilejas.

“Estamos sumamente felices de llegar a esta segunda parte”, dijo el shortstop criollo de los Reales Alcides Escobar. “Tenemos que seguir haciendo lo que hemos venido haciendo para la próxima serie. Estamos jugando muy bien y ahora se trata de una serie a siete juegos. Tenemos que aprovechar este momento”.