• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Fiesta portuguesa

Cristiano Ronaldo obtuvo la consagración sin ser el protagonista | Foto AFP

Cristiano Ronaldo obtuvo la consagración sin ser el protagonista | Foto AFP

Portugal, fiel a su estilo, sufrió para vencer en la prórroga por la mínima diferencia  a Francia en la final de la Eurocopa 2016, para lograr su primer título importante de mayores en la historia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Portugal es un país acostumbrado al sufrimiento. Los duros días de la guerra, el paso traumático a la democracia a mediados de los 70, generaron que una enorme cantidad de sus ciudadanos emigraran en busca de mejores condiciones.

Se asentaron por el mundo entero, y a punta de tesón, esfuerzo y sacrificio, se labraron un futuro venturoso. Muchos regresaron y ayudaron a la reconstrucción, otros, hacen lo propio desde la distancia, fieles a sus costumbres.

Ayer, la fiesta portuguesa se extendió por todos los rincones del planeta: Su selección se coronó campeona de Europa. Su victoria, 1-0 sobre Francia en el Stade de France en Saint Denis, a las afueras de París, les permite celebrar con gusto.

Y el fútbol, como deporte de conjunto que es, no tiene dependencias únicas. Así como los portugueses reconstruyeron su país después de tanto sufrimiento, la selección de Fernando Santos ganó sin su máximo líder.

Cristiano Ronaldo estaba llamado a ser ayer el gran astro. Era el día de su consagración. Y la obtuvo, sí, pero sin ser el protagonista. La selección portuguesa perdió al madeirense a los 25 minutos del partido por una lesión de rodilla (esguince del ligamento colateral de la rodilla), y tuvo que reconstruirse a sí misma.

Sobrevivió a los 90 minutos, defendiéndose con la misma fórmula de toda la Euro, orden defensivo y velocidad para atacar; y durante el alargue fue más que el dueño de casa, y al final terminó ganando con un tanto de Eder, un atacante oriundo de Guinea-Bissau, con pinta de centro de baloncesto (mide 1.88), y un perfecto extraño para el público que se acerca esporádicamente al balompié.

El moreno africano aprovechó uno de los pocos espacios que le dejó el férreo trabajo de marcas de Moussa Sisokho, Paul Pogba y Blaise Matuidi, para sacar un derechazo terrible a los 109 minutos del partido, que hizo saltar en un pie (literalmente) a Ronaldo, y a toda la banca de Portugal. El sufrimiento, reflejado en las lágrimas de dolor del astro del Real Madrid a su salida del campo, comenzaba a mimetizarse en alegría y festejos.

Además, el sacrificio defensivo sirvió para neutralizar a Antoine Griezmann, para contener las capacidades ofensivas del cuadro galo, que pudo torcer la historia si Pierre Gignac no estrellaba su remate al final en el palo a los 92 minutos, en el último suspiro. Entre Pepe, el mejor del partido, y el arquero Rui Patricio, mantuvieron vivo el sueño que después finalizó Eder con su gol.

Fernando Santos le pidió a sus futbolistas un voto de confianza. “Crean en mí”, les dijo. Su estilo fue criticado por todos. Durante la fase de clasificación, no ganó un partido. De hecho, en todo el torneo, solo venció en los 90 minutos, una vez, a Gales, 2-0. Pero sufrir, también, es parte de saber ganar.

Portugal celebró de lo lindo. Olvidó su decepción de 2004 y lloró de felicidad. Fue una Revolución de los Claveles futbolera. Logró su primera copa de la historia. París será inolvidable para ellos.

El Dato
La fiesta portuguesa no terminó bien en París. En la Torre Eiffel se reportaron incidentes violentos entre fanáticos exaltados y la policía, después de una reacción desproporcionada de los seguidores franceses, que quemaron algunos vehículos y contenedores de basura después de conocerse el resultado final del partido.

 

Ficha Técnica
Portugal (1):
Rui Patricio; Cédric, Fonte, Pepe, Guerreiro; Joao Mario, Willian Carvalho, Renato (Éder, m.79), Adrien Silva (Moutinho, m.66); Nani, Ronaldo (Quaresma, m.25). DT: Fernando Santos

Francia (0): Llorís; Sagna, Koscielny, Umtiti, Evra; Matuidi, Pogba; Sissoko (Martial, m.110), Griezmann, Payet (Coman, m.58); Giroud (Guignac, m.78). DT: Didier Deschamps.

Gol: m.109: Éder.

Árbitro: Mark Clattenburg (Inglaterra).

Amonestados: Cédric, Joao Mario, Guerreiro, William Carvalho y Rui Patricio (P); Matuidi, Koscielny y Pogba (F)

Estadio: Stade de France (Saint Denis, Paris, Francia).