• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Festejo bajo cero

Salomón Rondón celebró el gol enviándole saludos a su familia / Cortesía: Rubin Kazan

Salomón Rondón celebró el gol enviándole saludos a su familia / Cortesía: Rubin Kazan

Salomón Rondón guió al Rubin Kazan hasta los cuartos de final de la Europa League al vencer al Levante (2 a 0) pese al frío que hacía en Moscú

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Salomón Rondón esperó paciente en la semiluna del área del Levante. Como el cazador que aguarda que la presa caiga en la trampa. En la espalda cargaba el cansancio de 100 minutos de lucha con los dos centrales españoles, David Navarro y Ballesteros, famosos y no por su juego limpio. Fue cuando entonces el israelí Natcho vio un pasillo. Eremenko fue el señuelo para que Navarro desatendiera un segundo al caraqueño, quien se lanzó al área con las garras afuera. En un instante se merendó a Ballesteros y al siguiente ya tenía la pierna izquierda estirada para empujar el pase del compañero. Con el balón reposando en la red, luego de pasar entre las piernas de Navas, su equipo, el Rubin Kazan, aseguró su pasaje hasta los cuartos de final de la Europa League (2 a 0).
Luego del gol, Rondón se dejó llevar por la euforia. Corrió casi para cualquier lado. Se besó el anillo y el dedo gordo. Fue a la cámara y le gritó a su papá y a su mamá, quienes lo estaban viendo en su casa de siempre en Catia. Antes del partido les había escrito varios mensajes, les contó sobre el frío que hizo que a la cancha estaba bordeada por una muralla de nieve. El termómetro marcaba por debajo de los cero grados pero el venezolano se las arregló para convertirlo en una cálida fiesta.
En la grada, un puñado de aficionados del Rubin viajaron desde Kazan, esquivaron el frío y brincaron sin camisa, celebrando la primera clasificación del conjunto tártaro a los cuartos de final del torneo continental. Hasta ayer, el mayor logró europeo del club había sido vencer al Barcelona en el Camp Nou en la Liga de Campeones en 2009.
No fue sencillo, ni para Rondón ni para sus compañeros romper esa barrera. El Levante se presentó como un conjunto muy bien ordenado, capaz de salir disparado como una bayoneta cada vez que robaba la pelota. El Zhar primero y Barkero después obligaron al portero Ryzhikov a lanzarse.
El Rubin encontró facilidades para acercarse al área rival pero cuando ya le faltaban un par de cuadras, las alcabalas que levantó su rival le impedían maniobrar. El mismo Rondón tuvo que esperar hasta el final del segundo tiempo para tener su primera ocasión al exigir al meta costarricense Navas con un cabezazo.
El empate a cero con el que terminaron los primeros 180 minutos obligó a resolver la disputa en prórroga. Ante ese escenario dramático fue que apareció Rondón para firmar su quinto gol de la competencia. El tanto que marcó el camino que selló Dyadyun al anotar el 2 a 0 definitivo en un contragolpe. Ni el frío, ni las alcabalas rivales ni los dos peculiares centrales del Levante pudieron frenar a Salomón, quien parece tener bien aprendida las artes del gol, llueva, nieve o relampaguee.

Buena costumbre
El caraqueño Rondón será el cuarto venezolano que clasifica a los cuartos de final de la Europa League. Así ha sido en los últimos cinco años. El primero fue Tomás Rincón, quien llegó junto al Hamburgo a las semifinales de la 08-09 y la 09-10. Un año más tarde fue Roberto Rosales con el Twente. El curso pasado la bandera la llevó Fernando Amorebieta, quien cayó en la final.