• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Murió el gran Pompeyo Davalillo

El primer zuliano en jugar en las grandes ligas falleció este jueves, luego de largas afecciones físicas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pompeyo Davalillo terminó su último juego y entregó su alma a Dios.

El primero de una brillante dinastía familiar, que también dio al beisbol profesional a su hermano Vitico y a sus hijos Marco y David Davalillo, murió luego de sufrir varias afecciones físicas en el último año.

De acuerdo con los primeros informes, un accidente cerebro vascular dictaminó el out final en la vida de uno de los personajes más coloridos, queridos y trascendentes en la pelota nacional.

Pompeyo fue el primer zuliano en llegar a las mayores. Lo hizo en 1953, con los Senadores de Washington, y aunque sólo disputó 19 encuentros, con .293 de average, dejó su nombre en los libros de récords.

De acuerdo con los registros de Baseball Reference, no ha habido un grandeliga con menor estatura que él, que medía 1,60 metros al momento de su participación en la gran carpa.

Nació en Cabimas, el 30 de junio de 1928 (algunos archivos aseguran que nació en 1931) y se hizo célebre en la capital, como infielder de los Leones del Caracas.

Pompeyo fue pelotero activo entre las temporadas 1952-1953 y 1966-1967. Bateó .273 en su carrera. A su retiro condujo por primera vez a los melenudos, equipo cuyas riendas retomaría posteriormente.

Fue técnico de los Tiburones, Águilas y Caribes. Condujo al Zulia a dos coronas, en las zafras 1991-1992 y 1992-1993.

Los rapaces no renovaron su contrato para la temporada 1994-1995 y regresó como coach a los Leones. Entonces el destino dio un giro: el manager Phil Regan debió renunciar, al ser contratado como timonel de los Orioles de Baltimore, y condujo al Caracas a la final, derrotando precisamente a las Águilas y obteniendo su tercera diadema.

Su último trabajo como piloto fue con la tribu, cuando su apellido era Oriente. Allí instruyó a su hijo Marco, que con los años también dirigiría a esa divisa.

Fue estratega en México, al igual que Marco. Con él y con David, el menor del trío, forma un grupo insólito: el de un padre y dos hijos que han sido pilotos en la LVBP.

Dicharachero, sabio, avezado y combativo, generoso y divertido, es Pompeyo uno de los hombres fundamentales de nuestro deporte y de la venezolanidad.

Paz a su alma.