• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Fábregas encuentra estabilidad en el Barça

El jugador del FC Barcelona Cesc Fábregas durante el entrenamiento / EFE

El jugador del FC Barcelona Cesc Fábregas durante el entrenamiento / EFE

En su tercer año en el club de sus amores, el polivalente volante del Barcelona ha sacado a relucir su mejor versión en un momento en el que Xavi Hernández pasa por un bache en su juego

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuestionado, incomprendido y, en ocasiones, silbado por una parte de la exigente hinchada del Camp Nou, Cesc Fàbregas parece haber encontrado la regularidad que tanto se echó de menos en sus dos primeras temporadas de azulgrana para convertirse en un centrocampista clave en los esquemas de Gerardo 'Tata' Martino.

En su tercer año en el club de sus amores, el polivalente volante de Arenys de Mar (Barcelona) ha sacado a relucir su mejor versión, en un momento en el que el guardián del estilo, Xavi Hernández, pasa por un bache en su juego, mientras Andrés Iniesta afina, poco a poco, su brújula.

A diferencia de sus dos primeras temporadas con Pep Guardiola y Tito Vilanova, el rendimiento del internacional español ha ido de menos a más. Aprovechando las ausencias por lesión de Leo Messi, Martino le ha dado continuidad en el once inicial, ya sea jugando de volante con llegada y verticalidad o bien de 'falso' nueve, cerca del área, donde, a pesar de no ser su posición predilecta, se ha sentido como pez en el agua.

De momento las estadísticas demuestran que, si una lesión no lo impide, ésta puede ser la temporada de la consagración de Cesc, una petición expresa de Pep Guardiola que en el verano de 2011 regresó al club que lo crió para asegurar la continuidad del modelo de toque y posesión azulgrana.

Anoche en la victoria por 4-0 ante el Getafe, el excapitán del Arsenal fue, en palabras de su técnico, "el mejor jugador" del partido.

Si bien su exhibición quedó eclipsada por el regreso a lo grande de Leo Messi, sus dos dianas abrieron la lata y encarrilaron la eliminatoria. Pero si algo relució ayer fue su autoridad y jerarquía en el centro del campo que permitió que el Barça domara el entramado defensivo planteado por Luis García.

Con los de ayer, suma once tantos (7 en Liga, 3 en Copa del Rey y 1 en Liga de Campeones) y, en el ecuador de la temporada, se sitúa a tan solo cuatro goles de su mejor registro como azulgrana en su primera temporada con Guardiola.

Sin embargo, Fàbregas se siente cómodo con los atuendos de asistente. En el último partido de Liga ante el Elche sumó la undécima asistencia de gol en el campeonato doméstico, convirtiéndose en el mejor asistente de las grandes ligas europeas, por delante de Wayne Rooney (9) y de Mesut Özil, Frank Ribéry y Alessio Cerci, con siete cada uno.

Estadísticas al margen, pues de azulgrana sus números siempre han sido notables, el centrocampista más anárquico del club catalán parecer haber encontrado el punto de regularidad que le exige -y le seguirá exigiendo- el Camp Nou.

Bajo las órdenes de Martino, Fàbregas ha actualizado, al fin, el procesador para que su verticalidad cuaje con el estilo horizontal y paciente del Barça del último lustro. Su mejor versión ya no se ve de nueve 'mentiroso', sino también de interior, una posición que, cuando la luz de Xavi se apague, está reservada para él.

Pese a su buen estado de forma, Cesc no es titular indiscutible. Con Messi de vuelta, deberá luchar con Iniesta y Xavi para hacerse con un puesto en la posición de interior. En los primeros partidos importantes de la temporada como el jugado ante el Milan en San Siro, Martino apostó por la pareja formada por el de Fuentealbilla y el de Terrasa.

Pocos días después Fàbregas se mostraba dolido por su suplencia: "Sé cuál es el once preferido del entrenador y sé que no estoy en él. Intentaré trabajar para que tenga dudas".

Cesc ha cumplido con su promesa y le está poniendo las cosas difíciles a Martino que, en el decisivo encuentro del próximo sábado ante el Atlético de Madrid, deberá decidir si apuesta por los galones de Xavi e Iniesta o por el centrocampista en mejor estado de forma de su plantilla.