• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Luis Mendoza busca forjar nuevas estrellas  

Luis Mendoza ex futbolista profecional / Jesús Ruiz

Luis Mendoza ex futbolista profesional / Jesús Ruiz

Mendocita dedica las tardes a enseñarles el primer acercamiento con el balón a los chicos que se acercan a la cancha de Pdvsa en La Tahona   

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luis Mendoza brilló con fuerza durante  25 años como futbolista profesional, ahora desde el remanso del retiro comparte todas las tardes como entrenador de niños de diferentes edades en la cancha de Pdvsa en La Tahona.

Contó Mendoza que esa es su manera “De devolverle al fútbol todo lo que me dio en mis años como jugador activo”. De 2:00 a 4:00 pm se puede ver al popular Mendocita compartiendo con los niños. Algunos le retan al decirle: “Profe haga la vuelta al mundo” (en relación a una maniobra de malabarismo que se hace pasando el balón por debajo de la pierna sin dejar que toque el suelo) a lo que el entrenador responde, entre risas: “A ver muéstrame la tuya porque yo soy del siglo pasado y ya no estoy para eso”. Para lo que si está es para recorrer el país para dictar clínicas a los jóvenes y niños de escasos recursos. “Todos los años hacemos 20 o 25 clínicas, no solo de fútbol, sino de beisbol, voleibol y básquet”

En ese grupo de niños “el de los jueves” como le llama Mendoza hay aproximadamente ocho niñas, que se codean de tú a tú con los rivales masculinos. “El fútbol femenino es el primero en representarnos en el Mundial, ellas han dado un salto tremendo. Los varones van piso a piso, escalón a escalón, pero ellas van en ascensor y hacia arriba, hay mucha disposición por parte de ellas”. Para él no es ninguna novedad, pues se pregunta ¿cómo no van querer practicar deporte, si tienen todas la comodidades y es gratis”

La experiencia. “Fútbol y más fútbol”, con esa frase resume su vida Luis Mendoza. “Para mí toda la vida es el fútbol, siempre dedicada a este deporte”, agregó.

Ser forjador de nuevos talentos es algo especial para él. “Este trabajo lo disfruto. Trato de enseñarles a los chamos, les cuento chistes, los motivo a usar los dos perfiles, la zurda y la derecha. El consejo que les doy es que su mejor amiga para la práctica es la pared: esa no reclama nunca, así le patees mal, no se queja; en cambio el primito, el hermano o el amiguito les va a gritar”, explicó.

La experiencia, aparte de mantenerlo activo, también de acuerdo con sus palabras reviste un gran compromiso y le genera mucha felicidad. “Uno sabe cuándo un chamo puede llegar a grandes cosas. Es una satisfacción grandísima poder decir: yo lo entrené a los 8 o 9 años. Es algo que te llena”, dijo. 

Sueño mundialista. “Mi generación fue la pionera, pasábamos trabajo, no teníamos uniformes. Ahora los patrocinantes se disputan por trabajar con la selección. Viajan en primera clase, nosotros hicimos muchos recorridos en autobús, comíamos en plazas, una arepa y ya. Siento que fui parte de esa lucha de todos los días por proteger al futbolista. Richard Páez logró que se respetara al futbolista venezolano”, declaró Mendoza como haciendo la introducción necesaria al tema mundialista.

“El sueño por supuesto es ver a Venezuela en el Mundial de 2014, se nos puso difícil, luego de los dos últimos partidos, pero los chamos pueden sacar esa garra y ese nacionalismo, además de que se combinen unos resultados con los otros equipos que nos ayuden un poquito”, afirmó.

En moto se recorre mejor. El retiro del profesional, no solo trajo consigo montones de experiencias, sino también le dio espacio para una libertad que ansiaba. Una osadía o rebeldía según se quiera ver. A los 68 años de edad, Mendoza recorre las calles caraqueñas sobre dos ruedas. “Ando en moto, ya en Caracas no se puede andar en carro, cuando estaba en el Estudiantes de Mérida y en el Portuguesa me prohibieron manejar moto. Me dijeron que me iban a multar cada vez que me vieran manejando”, así que la tuve que vender.

“Ya no tengo quien me diga que no lo puedo hacer” comentó con picardía. Siempre me gustaron las motos. Antes tenía una de 900 cc, ahora tengo una sencillita de 150 cc. Esa me salva de cualquier tráfico”, aseguró. A bordo de ella llega todas las mañanas a Pdvsa en La Tahona, para seguir con su filosofía de una vida dedicada al fútbol.

Oportunidad para todos

Para asistir a las clases que dicta Mendoza en Pdvsa en La Tahona, los niños solo necesitan acercarse a la sede, en horas de la tarde, en compañía de un representante, quien debe llevar su cédula de identidad y la partida de nacimiento del niño. Lo ideal es que sea de una zona cercana como las Minas, Hoyo de la Puerta entre otras para que puedan aprovechar el transporte gratuito ida y vuelta que ofrece Pdvsa. Por supuesto también está la opción de acercarse directamente a las canchas. No es necesario hacer ningún tipo de pago. Lo importante es que tengan ganas de aprender la disciplina.