• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Empate técnico

Cristiano y Messi / AFP

Cristiano y Messi / AFP

Real Madrid y Barcelona terminan igualados a dos tantos en una exhibición de Messi y Ronaldo en el Camp Nou

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando la paridad entre dos rivales que batallan como colosos por la supremacía es tan grande, no pueden hacer nada más que aprovechar un error, una pifia, algún detalle que les permita abrir una brecha y encontrar un camino a la victoria.

Lionel Messi y Cristiano Ronaldo dieron una cátedra de cómo capitalizar los errores del contrario, amén por su puesto de sus mejores galas futboleras, para batirse en un duelo repleto de goles y emociones para que Real Madrid y Barcelona igualaran a dos tantos frente a un repleto Camp Nou.

Si el Balón de Oro lo definía el choque de ayer, las cosas quedaron tal y como lo indicó el marcador. Fue tan determinante Cristiano con sus cabalgadas y su cambio de ritmo, como Messi en su parcela con su ingenio y creatividad.

El primero en golpear fue Ronaldo. El portugués lo hizo para rubricar el dominio del Madrid durante la primera media hora, donde el cuadro blanco con sus líneas muy cortas alejó al argentino de la zona donde es peligroso, y creó peligro con balones filtrados a los espacios para que aparecieran Ángel Di María y Karim Benzema, escuderos principales del astro luso.

Y su mano llegó gracias a un fallo de la defensa catalana, que dejó abierto a Ronaldo después de una habilitación de Benzema. El Barsa, grogui, intentó capear el vendaval cuando el ariete francés, dos minutos después, estrelló un balón en el poste del arco de Víctor Valdés. Y lo hizo encomendado a los botines de Messi.

Falla merengue. El argentino aprovechó un fallo de la zaga merengue, que dejó un balón picando en el área chica, por donde ingresó el volante que no perdonó a Iker Casillas.

El segundo tiempo comenzó con los dos equipos jugando a forzar el error del rival, al filo del abismo. El primero que se equivocaba, caería. Y Xabi Alonso cometió la pifia.

El tolosarra le hizo una infracción cerca del área a Messi, que esgrimió un nuevo argumento en su arsenal de ataque: los tiros libres. Su disparo desarrolló una comba perfecta que se coló pegada al poste izquierdo de Casillas.

Con el 2-1 el Barcelona apretó más, mientras el Madrid tenía ráfagas de brillantez, y en una de esas, presionando la salida catalana, robaron un balón en la mitad del campo, y en la última aparición estelar de Mesut Özil, otro de los actores de reparto del duelo de titanes, tiró un balón entre líneas a Ronaldo que agarró dormida a la defensa azulgrana, y el portugués, con frialdad, no perdonó. Empate técnico por el Balón de Oro, y quedaban 20 minutos más.

El Barcelona que estrelló un balón en el poste de Montoya, que hubiera alterado el equilibrio entre las estrellas mundiales, atacó con bríos sobre el final. Pero todo terminó igualado, con el Madrid a ocho unidades del Barsa y mucha liga aún por jugar.