• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Eduardo Saragó: “No me pegó estar un tiempo sin entrenar”

Saragó obtuvo su primera victoria al mando de los litoralenses | Foto Cortesía Deportivo La Guaira

El estratega aprendió a compaginar su vida fuera del campo con las labores como DT

El estratega se atrevió a asumir un nuevo reto lejos de las canchas y contó como transcurre su día a día entre el trabajo de ser entrenador de primera división y el de empresario

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Eduardo Saragó vive la vida en el canal rápido. Entra a la cancha a entrenar a La Guaira, y lo hace con paso presuroso, metido de lleno en lo que realiza. Grita, da indicaciones, ubica a sus jugadores como las fichas de un ajedrez complicado, estudia sus jugadas a balón parado con meticulosidad, y después, sale del centro de entrenamiento trotando hasta su carro.

Así era cuando entrenaba a Caracas. Sin embargo, cuando dejó al equipo de la Cota 905 en diciembre, aunque cambió de paradigma, no dejó de ser como es. "Es bueno tener una idea empresarial", contó el estratega sentado en la sala de espera de Saragol, el centro de readaptación física que inauguró en la Torre Tamanaco de Las Mercedes hace tres meses. Es obsesivo hasta del mínimo detalle.

"La idea era algo hacer algo con la familia. Mi hermana está encargada del negocio. Yo no tengo tiempo para esto. Tocaba invertir, ayudar, pero mi profesión es ser entrenador. Me acerco poco, pero vengo, chequeo, y estoy pendiente", dijo, después de atender una llamada telefónica y de revisar la clase de TRX que se estaba iniciando a la hora de la entrevista.

"Uno trata de resolver. Pero Ale (su hermana) es la que lleva las riendas. La Guaira, además, me generó mucho trabajo. No me da chance de nada", agregó.

"Uno se acostumbra a vivir la vida así", apuntó el estratega. "Después de diez años dirigiendo en primera, te creas un hábito. Por ejemplo, duermo muy poco. Entonces, mientras muchos descansan, estoy trabajando. Hay que estar encima de los detalles. Por teléfono, tratas de venir, y estás atento a resolver. Y después, la familia y los afectos te demandan más tiempo. La cosa es compaginarlo todo", dijo.
La vida y el fútbol.
Saragó asumió que podía pasar un tiempo lejos de lo que lo apasiona, al dejar Caracas en diciembre. "Cuando tomé esa decisión, sabía que podía ser así. Me hacía falta estar sin hacer nada. Dedicarme a mis afectos", comentó.

"No me pegó estar sin entrenar", comentó el DT sin tapujos. "Para nada. Y me serenó mucho, porque no me preocupé. Tal vez, porque sabía que eventualmente haría algo. Podía quedarme seis meses más sin dirigir. Hubo otros ofrecimientos, y no me apresuré", destacó.

"Esto es muy difícil. No alcanzan las palabras para explicar lo complicado que es vivir el fútbol tan intensamente como lo hago", agregó el estratega. "No veo la vida como esa gente que separa el trabajo de lo personal. Soy como soy, siempre. Ansioso, con ganas de ir adelante, intenso. Y esto se refleja en mis equipos. Y como me ha ido bien, lo mantengo así", expuso.

No obstante, cuando La Guaira tocó a su puerta no se contuvo. "Quería agarrar una posibilidad seria, con visión a futuro, y con ganas de ganar. Es muy difícil ganar sin querer hacerlo. Acá hay gente joven, visionarios, que están invirtiendo con inteligencia, que tienen instalaciones propias, que venden jugadores; quieren ganar. Después, uno ve si se puede o no en la cancha", argumentó.

El caraqueño contó que todo fue muy rápido. "Salía de Caracas un viernes en la noche con mi familia, y me llamaron para tantear mi disponibilidad. Inmediatamente Llamé a Leo González, quien era DT del equipo, y le dije que me llamaban de acá. A mí me gusta ser así, directo. Él me dijo que ya no estaba con ellos, y ahí acepté la invitación a conversar. Todo fue muy rápido. Y el lunes ya habíamos acordado y el miércoles estábamos trabajando de una vez", explicó.

"De todos los torneos que he dirigido, nunca había sentido que nos faltara tanto como ahora", aseguró sobre su primer mes en el cuadro naranja. "Nos falta muchísimo. El torneo es durísimo. Comienzas con

Mineros, luego Llaneros, con el añadido que lo recibes en Barquisimeto a donde te vas a vivir 20 días, después Caracas, y por ahí nos tocan Táchira, Aragua, Zamora. Si logramos salir bien librados de esto, estaremos bien", precisó.

"Creo que uno, o dos equipos de los fuertes, se quedarán fuera del octogonal. En el Clausura, por las necesidades, es así. Tenemos que trabajar para no ser ese equipo fuerte que se quede fuera", añadió.
Medios.

Otra faceta que Saragó exploró fuera de las canchas fue volver a los medios de comunicación, como comentarista en Meridiano TV para la Copa América y como conductor del programa Los Masters en Deportiva 1300, junto a Héctor Cordido, Alvis Cedeño y Jaime Ricardo Gómez.

"Antes de tomar cualquier compromiso fui claro con todos. Cuando comencé en la radio, fue así. Hablé con Héctor y le dije "puede que sea un mes, un año, el tiempo que sea, pero eventualmente volveré a dirigir". Mira como son las cosas, me tardé mes y medio. Él estaba prevenido, y me apoyó siempre. Lo tomó muy bien", expuso.

"Estudié comunicación social, y entiendo bien como es estar de ese lado de la acera. Los Masters me permitían hablar de fútbol, pero también de baloncesto, boxeo, de beisbol. Soy un fiebrúo del deporte venezolano. Lo que más disfruté fue poder tocar otras áreas de las que no hablaba habitualmente", aseguró.

Esta era una pasión que lo acompañaba desde que era niño. "Siempre me gustaba. Hace casi 20 años, escuchaba a "Los Eternos Rivales", con Oscar Prieto y Jhon Carrillo. Salía a la 1pm del colegio, y prendía el programa. Hablaba de Caracas y Magallanes. Soy de aquí. Somos venezolanos, coloquiales, y me gusta es esto, estar vinculado al deporte", remató.