• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Rafael Nadal: "El sufrimiento se hace fuerza"      

Rafael Nadal / EFE

Rafael Nadal / EFE

Hace un año dudaba de su permanencia en el circuito por una seria lesión en la rodilla. Ahora se prepara para buscar en Australia su título de Grand Slam número 14

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Rafael Nadal empezó 2013 lesionado en la rodilla izquierda y lo cerró como número uno tras haber sumado dos títulos a su lista de 13 grandes.

Sus compañeros le han distinguido como el mejor deportista español del año con 26 votos, por encima de la nadadora Mireia Belmonte (ganadora de 33 medallas, tres récords del mundo y uno de Europa) y el motociclista Marc Márquez (campeón de MotoGP). El mallorquín analiza lo que espera de 2014, en el que tendrá un reto por encima de todos: Novak Djokovic.

- ¿Qué había en su cabeza en diciembre de 2012?

- Dudas. No sabía cuándo iba a volver.

- ¿Y ahora?

- Dudas, porque no sé cómo me va a ir en 2014

- ¿Siempre duda?

- Siempre dudas. La seguridad en uno mismo es sinónimo de arrogancia. Uno no puede estar muy seguro de las cosas en esta vida.

- ¿Y por qué duda usted, que lo ha ganado todo?

- Me crea dudas mi tenis, mi rodilla, muchas cosas. Eso no quita que han pasado nueve años de mi carrera en los que he terminado entre los dos mejores, con la excepción de 2012, que solo jugué seis meses. Si estoy bien físicamente, puedo entrenarme bien y mantengo la ilusión por jugar no puedo pensar que se me haya olvidado jugar en unos meses. Tengo que ser positivo y pensar que las cosas me van a seguir yendo bien. Ahora, siempre con la melodía que te va por detrás de que el éxito no es para siempre. A todo el mundo le llega el momento en el que deja de tener éxito. Esa cancioncita, según pasan los años, vas escuchándola más fuerte. Hay que estar preparado para ella. Cuando me llegue, pelearé para cambiarla, pero llegará un momento en el que me tocará no ganar más. No es el fin del mundo. Daré gracias a la vida por todo lo que me ha pasado.

- A Federer ya le han puesto ese disco.

- Terminó bien 2013. Creo que se ha ido a descansar y a entrenarse con una sensación mucho mejor de la que tenía meses atrás. Se entrenará con moral.

Estoy seguro de que la espalda le habrá afectado, de que la espalda le habrá dolido. Jugar con dolor es muy complicado, aparte si eres alguien que no estás muy acostumbrado a jugar con dolor. Él ha estado muy bien físicamente toda su carrera. Cuando uno tiene problemas, si no está acostumbrado, si es algo nuevo, uno tiene que habituarse a jugar con dolor, y es un proceso duro, complicado, para el que no todo el mundo está preparado. No digo que él no lo esté. Es un ganador. Seguirá peleando, porque le encanta hacer lo que hace, jugar al tenis.

- Pocos aman tanto competir como usted. Cuando se retire...

- Mi vida nunca ha sido solo el tenis. Disfruto con la competencia, pero también sin ella. Sé que voy a seguir compitiendo cuando termine en el tenis, en el golf o lo que sea, a una escala mucho menor. Me gustan muchas cosas fuera del tenis como para seguir siendo feliz y encontrar ese gusanillo en otras cosas. Soy consciente de que la adrenalina, esa sensación de felicidad, de satisfacción, de nervios, de tensión, de cuando ganas, de emoción yo creo que no la voy a encontrar en otra cosa. Encontraré otras emociones, otras ambiciones, que nunca podrán ser igual pero no necesariamente serán peores. Imagino que cuando termine de jugar, tras tantos años viajando, me tomaré un descanso. Me relajaré. Intentaré hacer lo que no he hecho en este tiempo: pescar más, pasear más en lancha, jugar más al golf. Después, sé que no me voy a quedar parado. Tendré ambiciones de viajar. Nuevas ilusiones.

- ¿Qué diferencia su rivalidad con Federer y con Djokovic?

- A nivel tenístico, táctico y mental, contra uno o contra otro, es completamente distinta.

- ¿Por qué?

- Contra Federer hay una combinación de estilos muy definidos y chocantes.

Para el público es interesante: más o menos sabe cuál va a ser mi estrategia contra él, y lo que va a intentar hacer él. Como son dos choques de estilos muy diferentes, cada uno tiene que intentar potenciar el suyo para molestar al rival y está muy marcado lo que intenta el uno y el otro. Eso, combinado con que hemos estado uno y dos del mundo durante muchos años, compitiendo por los torneos más importantes y siendo muy dominantes, ha hecho que cada partido nuestro sea un poquito más trascendente. Contra Djokovic son partidos más dramáticos, físicamente quizás y mentalmente también. Estamos más cerca de estilo y entendimiento del juego, es todo más similar. Durante nuestra carrera, los enfrentamientos los han ido ganando quienes estaban en el mejor momento, en el pico de forma.


- Casillas llamó a Xavi para arreglar la relación Madrid-Barça. ¿Hizo lo mismo cuando el padre de Nole le criticó en público?

- No. En todo caso me tendría que haber llamado él a mí. No me llamó, pero le vi varias semanas después en Montreal y vino a disculparse. Vino bastante avergonzado, de hecho. En ningún caso le quise hacer pasar un mal rato. Es obvio que lo que dijo su padre estaba fuera de lugar. Me dijo que le sabía mal. Le dije que ni se preocupara, que ningún problema. Por la tensión que hay en los partidos, que es máxima, tanto con Roger como con Novak, porque nos jugamos mucho para nuestras carreras y muy repetidamente, pues nos llevamos de maravilla. Es algo bueno como ejemplo para los niños. Es solo un juego.


- Desde el 13 de enero vuelve al Abierto de Australia, donde no estuvo por lesión en 2012. Entonces disputó y perdió contra Djokovic la final más larga de la historia (5h 53m). ¿Qué recuerda?

- El de Australia era un partido para llorar. Era la séptima derrota seguida y había perdido después de dejarme el alma. No podía dar más. Gané un cuarto set brutal y en el quinto pegué un fallo -un pasante con todo a favor que cambió el duelo-. No me podía pedir más. Cuando uno da todo lo que tiene, no se puede pedir más. Salí pensando que a la siguiente le iba a ganar. Que estaba en el camino. Y es lo que pasó. Mi recuerdo tenístico de

2012 es muy bueno. Wimbledon -último torneo- ni me entra en la cabeza.

Estaba muy lesionado. En 2012 jugué muy bien al tenis. Me lastimé la rodilla en Indian Wells. Jugué medio cojo en Miami. Terminé muy mal Roland Garros, infiltrado y con anestesia en la rodilla en la semifinal y la final. Tuve que parar, pero a mi vuelta al circuito, en 2013, ese recuerdo tan positivo, que es lo último que tenía en la cabeza, me ayudó. Mi último recuerdo era de victoria. Era de jugar bien al tenis. Me quitó dudas. ¿Que es sorprendente volver y ganar? Muy sorprendente.


- ¿Qué valor le da al número uno tras todo lo que le pasó?

- Ser o no número uno no me agobia, porque no me lo planteo. A medida que van pasando los años, más complicado es, hay que ser realistas. Ojalá la lesión de rodilla siga evolucionando bien, pero no sé cómo va a hacerlo.

Siempre voy a tener que vivir con un poquito de cuidado alrededor de eso, para cuidarla bien: mi máximo objetivo es que mi carrera sea lo más larga posible, ser competitivo los máximos años posibles.


- Dice Ronaldo que su recuperación servirá de ejemplo para otros, que les inspirará.

- Son situaciones muy desagradables. Ojalá ayude a ver que hay un camino después. Cuando estás lesionado, no ves nunca la luz. Si uno sigue estando ahí, con la ilusión de encontrar la luz, muchas veces va a llegar. Cuando llega es mucho más satisfactorio que antes. Se ha echado en falta y es un reto, consigues superarte a ti mismo. Vas a entrenarte al gimnasio sin ninguna ilusión, porque, total después, cuando ganas, después de sufrir, tener dudas, pasarlo mal, todos esos momentos de sufrimiento se convierten en potencia. Se convierten en fuerza.