• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Duelo de gigantes

Para Cristiano Ronaldo y Antoine Griezmann la final de esta tarde es una cita con la gloria | Fotocomposición AFP

Para Cristiano Ronaldo y Antoine Griezmann la final de esta tarde es una cita con la gloria | Fotocomposición AFP

Esta tarde, en Saint Denis, Antoine Griezmann asume un reto ante la historia. No solo juega la final de la Eurocopa con Francia; también cree que ganándole a Portugal, con un Cristiano Ronaldo hambriento de gloria, se asegura un lugar en el Olimpo, donde están el portugués y Lionel Messi

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Antoine Griezmann aseguró que deseaba competir al mismo nivel de Cristiano Ronaldo y Lionel Messi.

En el entorno natural de los tres, La Liga de España, este extraño producto de la cantera de la Real Sociedad de San Sebastián a la que llegó después de ser rechazado por todos los grandes de Francia por su baja estatura, es el líder del torneo terrenal.

El Atlético de Madrid, donde juega, compite de tú a tú con Real Madrid y Barcelona. De su mano, Francia terminó dando guerra en la Eurocopa, y amparada en sus goles, su liderazgo y su forma agresiva de ir al ataque, está en la final que se juega esta tarde (3:00pm) en Saint Denis.

Hoy el mundo del fútbol se cuestiona la hegemonía de dos, y aclama la irrupción de un tercero. Se pensó en Gareth Bale, pero el sueño de Gales sucumbió ante la Portugal de Ronaldo. Griezmann se asoma como outsider.

“Si me toca votar hoy por el balón de oro, se lo doy a Antoine”, dijo el viernes su compañero de equipo, el volante Blaise Matuidi. Con él coinciden muchos. Una victoria francesa hoy, catapulta al mosquetero al Olimpo.

Desde ahí, mira impaciente Ronaldo. Su cita de hoy es una postergación exagerada de una cuenta pendiente de más de diez años. “Esto es algo que siempre he soñado”, apuntó el líder del conjunto de Fernando Santos a las agencias ayer. “Sería un gran logro el poder ganar algo con Portugal. Mis dedos están cruzados porque creo, mis compañeros creen, toda Portugal cree”, precisó.

El madeirense se erigió en el torneo como el líder de su selección. Por primera vez en su carrera se lo vio gritar, arengar. No paró de correr. La faltó de gol, pero compensó con liderazgo.

Para los dos, la final es una cita con la gloria. Esa que a Ronaldo le falta para decirle al planeta que es el mejor. Esa que anhela Griezmann, apoyado en todo un país, para alardear de que sí es tan bueno como los astros del Madrid y Barcelona. El de esta tarde es algo más que un partido de fútbol. Es un mano a mano por la gloria.