• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Dejó el beisbol para convertirse en la historia del baloncesto

El basquetero venezolano Víctor David Díaz / Foto: Williams Marrero

El basquetero venezolano Víctor David Díaz / Foto: Williams Marrero

  El recordado 4 de la selección nacional jugará su último partido en Puerto Ordaz contra Gigantes de Guayana 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El lunes 4 de mayo será un día histórico para el baloncesto venezolano, cuando Gaiteros del Zulia visite a Gigantes de Guayana. Esa fecha, será la última aparición como jugador activo del dueño de los récords ofensivos de la Liga Profesional de Baloncesto: Víctor David Díaz.

Todo final tuvo su comienzo. El jugador con el número 4 de la selección venezolana hizo su debut en el baloncesto rentado en 1987, pero antes su talento era apreciado en el diamante. "A mí me tocó sacrificarme, yo era jugador de beisbol y cuando llego a la disciplina del baloncesto, fue una adrenalina totalmente diferente. Y te digo que jugando pelota tenía algo de futuro. Irme a los tabloncillos representó un cambio en mi familia, por ejemplo mi papá me dejó de hablar por cierto tiempo. En vista que era dejar atrás algo que ya tenia cierta cosecha, por algo desconocido” recordó Díaz, al tiempo que confesaba el secreto de su larga carrera en el baloncesto."Cuando uno ama a un deporte, a una mujer o a un hijo, los sacrificios no son vistos como tal, la dedicación es completa", puntualizó.

Los últimos años del alero criollo no han sido fáciles, luego de que alcanzó la cima del baloncesto venezolano y haber rozado la gloria en el campo internacional. En las temporadas de 2013 y 2014 con Gaiteros del Zulia, Díaz vio limitados sus minutos, incluso llegó a ser el jugador doce de la rotación."Hay entrenadores  que no te ponen a jugar, no porque ellos no quieran, sino porque no entras en su esquema. Yo estuve conversando con un norteamericano que jugaba en Gigantes y me decía que en ese equipo las jugadas estaban tomadas para que las termine un hombre grande. ¿Qué jugó Carl en la NBA? Carlos Mercado diseña todos los jugadores para el perímetro, porque Mercado fue un jugador perimetral", explicó el alero de los Furreros, quien recordó que en esos dos años tuvo que esperar pacientemente en el banco, cuando estuvo bajo la dirección de los boricuas Flor Meléndez y Tony Ruiz. “Pero no guardo rencor hacia ellos, estoy consciente que es parte de la profesión”.

En la presente campaña, el jugador de más de 43 años de edad ha tenido un resurgir en sus números. Incluso, el pasado viernes anotó 20 unidades contra Guaiqueríes de Margarita con tres triples. A pesar de ser un jugador longevo, con partidos en Mundiales FIBA, juegos olímpicos, campeonatos en Venezuela, haber participado en la NCAA, Víctor David Díaz sigue buscando nuevas motivaciones, algunas de ellas, se repiten desde que comenzó en la década de los 80. “Cada año trató  mejorar un aspecto del juego que yo sólo se que no domino, aunque en la cancha otros no lo vean.

El jugador no se puede engañar a uno mismo, yo tengo muchos defectos porque llegue muy tarde”, terció el jugador del puesto 3. La carrera activa del jugador con más puntos con la camiseta nacional tiene fecha de vencimiento. El 4 de mayo está previsto que sea ese último partido que tanto esquivo el antiguo jugador de Panteras de Miranda. Lo importante para él, es que será a su manera. "Le dije al coach Manuel Berroteran, a quien lo vi crecer y ahora es mi entrenador, que yo quiero una sorpresa ese día en el juego, pero él me respondió que yo le enseñé que todo se gana”, manifestó Díaz.

Un nuevo Víctor David Díaz
El jugador tiene previsto retirarse, pero su hijo que lleva su mismo nombre, está haciendo un nuevo camino en Estados Unidos. "Greivis Vásquez nos está ayudando para elegir una Universidad donde pueda estudiar y jugar más partidos: Yo quiero que mi hijo juegue en una casa de estudio que no tenga un gran nombre, pero si más minutos”, manifestó el hombre récord del baloncesto venezolano. Incluso, el propio Díaz ve mejores condiciones en su descendiente. “Él es atlético, yo nunca lo fui. Tiene una preparación distinta para sobrevivir en el Norte. Vñictor (hijo) desde los ocho años habla los dos idiomas”, confío Víctor David Díaz padre.