• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

“No podía permitirme no jugar en año de Mundial”

Hernández aseguró que espera jugar Europa League si el Asteras Tripoli pasa de ronda | Foto Henry Delgado / Archivo

Hernández aseguró que espera jugar Europa League si el Asteras Tripoli pasa de ronda | Foto Henry Delgado / Archivo

El arquero aseguró que el cambio a Grecia ha sido muy positivo, y que ahora sólo desea continuidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para todos los deportistas, lo más importante es jugar. Y más cuando corren tiempos en los que el nivel competitivo es tan reñido, que el puesto que hoy cualquiera tiene como titular está permanentemente amenazado por el buen accionar de algún compañero.

A Dani Hernández le tocó tomar una decisión que le permitiera mantener esa ansiada continuidad. No era fácil, tampoco, salir de la liga española, una de las mejores del mundo, para ir a un torneo que tiene algunos problemas económicos como el griego, donde hoy, por ejemplo, un grande como el Panathinaikos de Atenas sufre los rigores de la durísima crisis económica que afecta a la cuna de los filósofos antiguos.

Pero jugar, y más con la etapa crucial de la eliminatoria a Brasil 2014 en puertas, tiene un precio. “No podía permitirme no hacerlo”, confesó Hernández por teléfono desde Trípoli,  Grecia, donde ya se entrena con su nuevo club, el Asteras, que llegó cuarto en el torneo heleno de la campaña pasada.

“Tuve que tomar una decisión. Valladolid contrató a un tercer portero, y no tenía garantías de ser primero, segundo o tercero. No puedo permitirme no jugar, menos en un año como éste, con un Mundial en puertas, y con nosotros peleando la clasificación”, explicó el guardameta, hermano del ex Vinotinto Jonay Hernández.

“Estoy muy bien en Grecia. Es un riesgo que asumí, y no me arrepiento. Es una nueva experiencia, y es bueno salir de la zona de confort de vez en cuando. Es una nueva etapa en mi carrera, y estoy muy contento de estar aquí en Trípoli, convencido de que podré jugar partidos y aportar para lograr algo importante”, dijo.

Al mismo tiempo, Hernández se mostró complacido con el equipo al que llegó. “Estamos en la ronda previa de Europa League. Ayer no jugué porque no me pudieron inscribir a tiempo, pero si pasamos, seguro ya contaré para los próximos partidos. Además, este conjunto llegó cuarto, va a pelear cosas. El recibimiento aquí fue maravilloso, me he encontrado con un gran grupo de compañeros, y con un cuerpo técnico que está muy atento y ha sido muy claro conmigo”, aseguró.


Vinotinto en mente. Hernández no ocultó que buena parte del peso de la decisión que tomó de cambiar de liga, tiene un trasfondo estrechamente vinculado con su presencia en la selección nacional.

“Tuvo un peso enorme”, comentó. “Fue determinante saber que tengo que jugar para seguir contando en la Vinotinto. Y más ahora, que viene la etapa decisiva, y tenemos que empujar para ir a Brasil”, destacó.

“Todos los que estamos involucrados con la Vinotinto, tenemos fe de que se puede llegar al Mundial. Y vamos a darlo todo para lograr esa clasificación”, dijo el guardameta. 


Un nuevo hermano

Es conocida la relación estrecha de Dani con su hermano de sangre, Jonay. Ambos jugaron en la selección y han vivido muchas experiencias comunes, que los unen mucho más. No obstante, el menor de los Hernández confesó que en Grecia encontró un amigo entrañable, al que puso al nivel de “Chicho”.

“Francisco Pol se ha portado bien conmigo. Excelente. Me ha ayudado a buscar casa, con los compañeros del vestuario. Es uno de los hermanos que me ha dado el fútbol. Una gran persona, al que espero le vaya bien aquí en el equipo”, explicó el arquero.