• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Cumbia y goles

El equipo colombiano celebró con un baile el gol de James Rodríguez | Foto EFE

El equipo colombiano celebró con un baile el gol de James Rodríguez | Foto EFE

Colombia logró su segunda victoria en Brasil 2014 para inscribir su nombre en octavos de final del Mundial después de batir 2-1 a Costa de Marfil

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Colombia cambió su manera de concebir el fútbol. José Pekerman hizo que esta selección, acostumbrada a tener la pelota, incorpore nuevos recursos. Ahora, los neogranadinos saben sufrir. 

Ayer, el conjunto colombiano tuvo que apelar a su resistencia, jugando bien al contragolpe y a controlar a Costa de Marfil en su terreno, el físico, para sacar una valiosa victoria 2-1 sobre el cuadro africano que lo coloca en los octavos de final de la Copa del Mundo 2014.

El primer tiempo estuvo caracterizado por la dinámica endiablada de dos equipos entregados a jugar al ataque; sin embargo, ninguno de los dos generó reales acciones de peligro sobre las porterías de David Ospina y Boubacar Barry.

El duelo guardó su mejor cara para el segundo tiempo. Ahí, Colombia experimentó dos transformaciones en su forma y su estilo, que la llevaron a lograr por primera vez en la historia de las Copas del Mundo dos victorias de manera consecutiva.

La primera cara de la selección suramericana es fresca, juvenil, parecida a la que sembró Francisco Maturana y que luego replicaron otros tantos en su historia. James Rodríguez, el fantástico mediocampista del Mónaco, encarna el rostro de un equipo brioso, encarador, que inventa con la pelota y que busca espacios para crear peligro en la portería rival.

Un tiro de esquina fue rematado dentro del área por el volante a los 68 minutos, venciendo en la marca al central Didier Zokhora y al sempiterno ariete marfileño Didier Drogba, para abrir el marcador.

Su diana lo convirtió en el goleador histórico de Colombia en Mundiales, pero lo hacía por la vía menos esperada. Para el anecdotario quedó el baile de cumbia en la celebración del equipo, porque comenzaba la metamorfosis. Desde ese punto, el conjunto le entregó el balón a los africanos, quienes guiados por Yaya Touré y Gervinho se lanzaron al ataque del pórtico de Ospina. 

No obstante, Rodríguez apretó una salida del lateral Serge Aurier y forzó un error del zaguero, quien perdió la pelota y se la entregó a Teo Gutiérrez.

El ariete corrió hasta el área, arrastró la marca y habilitó a Juan Quintero, volante del Porto, quien terminó anotando el segundo tanto del partido para los colombianos. El contragolpe funcionó. Inmediatamente ripostó Gervinho para los africanos, con un tanto en el que se quitó a dos rivales para anidar su diana, que completó el cambio colombiano. 

Desde entonces, se agigantó la figura del central Mario Alberto Yepes. A los 38 años, esperó toda su vida para jugar un Mundial y está realizando el torneo de su vida. Cortó todas las acciones de peligro de los africanos, afianzó la zaga colombiana y fue el puntal de una victoria sufrida.

Colombia pasó de bailar a sufrir. Y ganó con nuevos argumentos, válidos para reír. Ayer regresaron, después de su incursión en Italia 90, a unos octavos de final.


Ficha técnica

Colombia (2): Ospina, Zuñiga, Zapata, Yepes, Armero (Arias, 72’); Aguilar, Sánchez (Mejía, 79’), Cuadrado, Ibarbo (Quintero, 53’), Rodríguez; Gutiérrez. DT: José Pekerman.

Costa de Marfil (1): Barry, Aurier, Zokora, Bamba, Boka, Serei Die (Bolly, 73’), Toité, Touré, Gardel (Kalou, 67’), Gervinho,  Bony  (Drogba, 60’). DT: Sabri Lamouchi.

Goles: 1-0, Rodríguez, 64’ (C); 2-0, Quintero, 70’ (C); 2-1, Gervinho, 73’ (CM).

Arbitro: Howard Webb (Inglaterra)

Amonestados: Tioté, Zokora (CM)

Estadio: Nacional de Brasilia (Brasilia, Brasil)