• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

1-3. Cristiano Ronaldo elimina al Barcelona en el Camp Nou

El delantero portugués, Cristiano Ronaldo, fue clave para la victoria del Real Madrid / AP

El delantero portugués, Cristiano Ronaldo, fue clave para la victoria del Real Madrid / AP

Con un planteamiento claro de contragolpe los dirigidos por Mourinho eliminaron sin mayores contratiempos al equipo azulgrana de la Copa del Rey, clasificándose a la final del torneo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Real Madrid eliminó este martes al Barcelona de la Copa del Rey con marcador de 1-3 en el Camp Nou, con la actuación destacada de Cristiano Ronaldo quien marcó en par de ocasiones para sentenciar el encuentro.

Los dirigidos por Mourinho salieron a presionar en toda la cancha para asfixiar el "toque toque" ya conocido del Barcelona y poder salir a la contra con la velocidad de Cristiano Ronaldo y Di María por ambas bandas.

El Barcelona comenzó el partido disparando de media distancia por intermedio de Iniesta para asentar su dominio del balón en casa, pero el Real Madrid supo sacar provecho de un sistema de defensa férreo que le permitía a Coentrao subir más allá de la mitad de la cancha para marcar a Messi o a Pedro.

Así, llegaría la jugada del penalti en contra de los azulgranas, quienes se vieron sorprendidos en el minuto 12 de partido por un contragolpe mortal que dejó, con sólo dos pases, a Cristiano Ronaldo dentro del área encarando a Piqué. El delantero portugués hizo gala de sus recursos técnicos realizando un par de fintas que provocaron la barrida del central culé para impedir el avance de CR7, quien cayó en el engramado del Camp Nou.

El Barcelona asimiló el gol desplegando su acostumbrado fútbol de ataque incesante, haciendo un diamante en el medio del campo con Xavi, Iniesta, Fábregas y Messi de punta.

El mejor jugador del mundo tuvo un par oportunidades de empatar el encuentro antes del descanso, la primera a través de una jugada construida desde el centro del campo que derivó en los pies de Messi para que este sacará un disparo cruzado que pegó en el segundo palo del arco defendido por Diego López.

Al minuto 22 del partido, la "Pulga" tuvo su segunda oportunidad por intermedio de un tiro libre que cobró pegándole fuerte por debajo de la barrera, provocando el suspiro de todos los hinchas azulgranas al ver que la pelota se fue a centímetros del segundo palo merengue.

La segunda mitad empezaría a todo ritmo con ambos equipo luchando por el balón, pero con un Madrid claro en sus pretensiones de presionar cerca de su arco para salir a toda velocidad, con no más de tres toques, para ampliar la cuenta.

Khedira, que no había aparecido para el Madrid en ofensiva, fue el que empezó la jugada del segundo gol pasándosela a Di María, quien le ganó la partida a Puyol con un recorte y disparó directo al arco azulgrana, provocando el rechazo de Pinto que cayó a los pies de Ronaldo y este la mandó a guardar al minuto 58.

El 2-0 hizo que Tito Vilanova pusiera a toda la banca del Barcelona a calentar y a los 11 en cancha a volcarse totalmente en ataque. Así, vino la sustitución de David Villa por Fábregas al minuto 59, para sumar una ficha más en ataque.

El movimiento táctico dejó más espacios en la contra para el Madrid que, en menos de 10 minutos, concretó el tercer gol gracias a un corner que ganó por una rápida subida de Özil. Precisamente el mediocampo alemán sería el responsable en cobrar el tiro desde el banderín que terminó con el firme cabezazo del joven defensor, Varane.

Al Barcelona le cambió el mundo dentro de la cancha, que en 11 años no sabía lo que era perder en casa por goleada, todos volcados al ataque buscando el milagro de anotar cuatro goles en menos de 15 minutos.

Pero el técnico portugués movería sus cartas para seguir con el ritmo arrollador de juego y mantener el marcador. En el 78' cambió a Özil por el defensa Pepe y cinco minutos después entró el volante de contención ghanés, Michael Essien, por Xabi Alonso.

Sin embargo, los azulgrana responderían por el honor anotando un gol gracias a un pase de Iniesta que habilitó a Jordi Alba, quien no lo pensó dos veces y disparó cruzado para conectarse con las redes defendidas por López a tan sólo tres minutos del final.

Real Madrid se clasificó a la final de la Copa del Rey y ahora esperará por el vencedor entre el Atlético de Madrid y Sevilla, partido que se jugará este miércoles en el Sánchez Pizjuán.