• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Cristiano y Özil levantan al Real Madrid y a Mourinho

Mesut Ozil celebra su gol con Cristiano Ronaldo en el derbi de la capital española / Reuters

Mesut Ozil celebra su gol con Cristiano Ronaldo en el derbi de la capital española / Reuters

El técnico portugués pasó su peor semana en los dos años y medio que lleva siendo entrenador del conjunto blanco

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Real Madrid salió reforzado del derbi madrileño. No por novedad, ya que enlaza trece años sin caer derrotado ante el vecino en un duelo de gran rivalidad, sino por la necesidad de un triunfo que es un impulso anímico, en un día en el que Cristiano Ronaldo y Mesut Özil reforzaron a José Mourinho.

El técnico portugués pasó su peor semana en los dos años y medio que lleva siendo entrenador del Real Madrid. La derrota en Sevilla ante el Real Betis y la imagen que dejó su equipo lo dejó tocado. Once puntos de distancia con el Barcelona. Media Liga perdida cuando aún noviembre no había finalizado. A las primeras de cambio.

El Real Madrid necesitaba un impulso anímico y el Atlético era una víctima idónea. Está por encima en la clasificación y llegaba con una línea ganadora que le invitaba a soñar con acabar con su mala racha en el Bernabéu. En el buen partido general del equipo madridista para acabar su mal momento, hubo dos futbolistas que sobresalieron por encima del resto.

El principal protagonista fue el portugués Cristiano Ronaldo. En la batalla física en la que se convirtió el partido sobresalió por encima de todos. Tan metido en el partido que realizó esfuerzos defensivos de los que está liberado en el resto de encuentros. El equipo debía luchar unido y la presión sobre el rival fue repartida por todos a partes iguales.

Cristiano marcó uno de los dos goles, asistió en otro y se topó con la madera en dos ocasiones más. Hizo un partido redondo para fulminar su mala racha. El Real Madrid acusa las pocas sequías que protagoniza cada temporada y llevaba tres partidos sin marcar, desde que lo hizo ante el Levante tras recibir el codazo que le partió la ceja y le impidió seguir jugando en el Ciutat de Levante.

Para sus faltas ya tiene una víctima perfecta, es el Atlético de Madrid y el portero Thibaut Courtois. El último al que superó a balón parado con su club. Era el 11 de abril en el estadio Vicente Calderón. Siete meses de continuos lanzamientos de faltas hasta volver a encontrar el camino al gol. De nuevo con un 'cañonazo' inalcanzable.

El mejor socio de Cristiano en el derbi fue el alemán Mesut Özil. Necesitaba un buen partido Mesut, que comenzó sufriendo cuando en el partido se impuso el físico y despuntó en el momento en el que el Atlético tuvo que buscar el gol y aparecieron los espacios.

Necesitaba Özil irse a la ducha con la sensación de completar un buen partido. Como no podía fallar, volvió a ser sustituido, es con el argentino Ángel Di María el más cambiado de la plantilla, diez y once veces, respectivamente, pero en esta ocasión no fue para ser señalado.

Ocurrió en Sevilla, en la última de las tres derrotas ligueras del Real Madrid esta temporada, ante el Real Betis. Fue uno de los tres partidos en los que Özil se quedó en la caseta en el tiempo de descanso. Sumado a los cero minutos que jugó en un partido clave, el de Manchester en Liga de Campeones ante el City, dejaba ver la línea por la que apostó Mourinho para hacerle reaccionar.

El brasileño Kaká ha vuelto a desaparecer. De los cinco últimos partidos sólo ha jugado 45 minutos. La nueva lucha de Özil por el puesto es con el croata Luka Modric. Ayer se sintió ganador, con el público del Santiago Bernabéu reconociendo con una cerrada ovación su partido.

Sirvió para levantar a Mourinho de su momento más bajo. El técnico portugués salió reforzado. La directiva nunca pensó en su destitución si llegaba derrota pero ya se comienza a sembrar la duda sobre su futuro de cara a la próxima temporada. La búsqueda de la 'Décima' Copa de Europa mantendrá todo como está hasta mayo. La victoria ante el Atlético devuelve la tranquilidad tras la marejada.