• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Costa Rica anuncia que sus jugadores aprobaron control antidopaje

Bryan Ruiz, de Costa Rica, anotó de cabeza el único gol del partido | Foto EFE

Bryan Ruiz, de Costa Rica, anotó de cabeza contra Italia | Foto EFE

La selección centroamericana pretende continuar con las sorpresas cuando juegue contra Grecia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las Federación de Fútbol de Costa Rica anunció este sábado que las pruebas antidopaje practicadas a varios jugadores en las victorias ante Uruguay e Italia se registraron satisfactoriamente y "no arrojaron resultados analíticos adversos".

"Nuestros seleccionados no han utilizado ninguna sustancia prohibida", informó en comunicado el doctor de la selección, Alejandro Ramírez, al conocer el parecer del Departamento Médico de la FIFA.

Bryan Ruiz, el autor del gol de la victoria ante Italia, Michel Barrantes, Keylor Navas, Celso Borges, Christian Bolaños, Marco Ureña y Diego Calvo pasaron esa prueba después de vencer a Italia (0-1, con gol de Ruiz). Sin embargo, la convocatoria de hasta siete futbolistas para estos controles no había caído bien en la Federación Costarricense. Su presidente, Eduardo Li, llegó a declarar que nunca les había pasado una situación similar y anunció que pedirá más explicaciones. "No sabemos si está dentro de reglamento, pero lo vamos a investigar", reflejó.

Después de una fabulosa primera ronda en que despachó a dos ex monarcas mundiales y le empató a otro, Costa Rica se propone el domingo seguir escribiendo su epopeya en Brasil.
 
Convertido en la gran revelación en la Copa Mundial, el equipo "tico" con Grecia en Recife, en un duelo en que ambas selecciones buscan por primera vez en su historia acceder a la fase de cuartos de final. Difícilmente esta posibilidad estaba en el libreto de alguien, particularmente, en el caso de los centroamericanos.
 
Costa Rica regresa a la Arena Pernambuco como favorita y se lo tiene bien ganado: No sólo sobrevivió al denominado "grupo de la muerte", sino que terminó como líder con sus victorias sobre Uruguay (3-1), Italia (1-0) y el empate contra Inglaterra sin goles.
 
Los jugadores costarricenses están que tocan el cielo con las manos, aunque quieren aparentar lo contrario y pregonan que pueden demostrar mucho más de lo que hicieron en su espléndida primera fase.
 
"Queremos seguir por la misma vía, por la calidad del grupo sabemos que podemos ir más allá", pregonó el zaguero costarricense Michael Umaña.
 
El director de selecciones nacionales Adrián Gutiérrez opina lo mismo.
 
"Lo que hemos logrado es ahora parte de la historia, pero todavía hay algunos capítulos que quedan y queremos un final feliz", destacó Gutiérrez. "Sabemos que este equipo tiene un techo, pero aún no lo hemos visto".
 
El timonel de Costa Rica, Jorge Luis Pinto, mencionó el sábado un factor que también podría estar de su lado: En Recibe, donde derrotaron a Italia el 20 de junio, se sienten como en casa.
 
"Ojalá que tengamos la misma suerte", expresó.
 
Costa Rica derrochó en primera fase un fútbol que privilegió el orden táctico, la disciplina y contundencia a la hora de la definición. Un sistema de juego 5-4-1 funcionó a cabalidad, con esa línea defensiva que supo plantar bandera fuera del área grande, cuidar la espalda de los medios y empujar a apretar al contrario. Además, los dos laterales --Christian Gamboa y Junior Díaz-- se sumaron peligrosamente al ataque.
 
Y qué decir de Campbell, que le metió un gol a Uruguay. Con él se complementan en ataque el capitán Bryan Ruiz y Cristian Bolaños, también con poder ofensivo.
 
La zaga costarricense sólo permitió un gol, el penal convertido por el uruguayo Edinson Cavani. El mérito es también para el arquero Keilor Navas.
 
Grecia fue otra historia en la fase de grupos, pues alcanzó el billete a la siguiente fase gracias a su victoria 2-1 contra Costa de Marfil con un tanto de penal en los últimos instantes del partido. Fue arrollada en su estreno por Colombia 3-0 y luego empató sin goles frente ante Japón.
 
Los griegos muestran un fútbol más defensivo y de contraataques, y de eso ya está enterado muy bien el colombiano Pinto, quien asegura que observó este año al menos 30 partidos del fútbol griego y siguió en todo momento a Campbell, quien jugó con el Olympiakos.
 
"No tiene debilidades, es un equipo fuerte y recio, la virtud está en nosotros saber trabajar el bloque defensivo que ellos hacen y cuidar el contraataque", dijo el sábado.
 
Costa Rica también es consciente de que se está en otra coyuntura, que la fantástica primera ronda quedó atrás y que en el choque del domingo no tiene otra opción que la victoria. Además, los "ticos" saben que los griegos están con el ánimo por los cielos y dispuestos a seguir dando sorpresas.
 
No muy lejano está el batacazo que dio el equipo helénico al consagrarse campeón de la Eurocopa hace diez años.
 
El timonel de los griegos Fernando Santos, quien suele evocar ese título ante sus dirigidos, argumenta que la clave de su equipo será estar muy pendientes los 90 minutos.
 
"Nuestra falta de concentración ante Colombia nos costó muy cara, pero si nos concentramos somos difíciles de vencer", advirtió. "Capacidad para sacar los partidos, para irnos al ataque y hacer daño, ya lo dejamos demostrado en el último partido", dijo
 
Los europeos seguramente pondrán particular atención en Campbell, quien marcó 11 goles con el actual campeón griego Olympiakos. Enfrentará a cuatro de sus compañeros de club en Recife, entre ellos a Andreas Samaris, autor del primer gol de la victoria sobre los marfileños.
 
"No creo que vaya a llamarlo (antes del partido)", expresó Samaris. "Si lo hiciera, le desearía la mejor de las suertes y luego le diría que su equipo va a perder".
 
Costa Rica ya igualó en Brasil lo logrado hace 24 años cuando disputó su primer mundial, avanzar a segunda fase. Pero su viaje esta vez a octavos no tiene paralelos por la forma y la zona en que lo logró.
 
Ahora está a un escalón del mayor hito alcanzado en la historia de su fútbol.
 
"La verdad es que estamos en un momento increíble", dijo Gamboa. "Y todos con ganas de que esto no termine aún en Brasil".