• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

“La Copa América será una tregua con la realidad”

Arango precisó la necesidad de darle una alegría al país durante el torneo | FOTO: EFE

Arango precisó la necesidad de darle una alegría al país durante el torneo | FOTO: EFE

Para el sociólogo, la sociedad venezolana está tan atribulada que no se reunificará con un triunfo de la Vinotinto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Venezuela se convirtió en un país hostil con sus ciudadanos. Con pocos espacios para el reconocimiento del otro, y para el reencuentro. La constante crisis política, social y económica en la que le toca vivir al habitante de estas tierras, se convierte en un terreno fértil para la intolerancia y la irracionalidad.

Es por esto que se hace necesaria una pausa, que de acuerdo con el sociólogo Ignacio Ávalos, puede darse durante la Copa América. “Este tipo de eventos se convierten, en efecto, en una tregua con esa realidad tan dura de la cotidianidad del venezolano”, explicó.

“El país se ha vuelto un lugar muy áspero, duro en lo cotidiano, por lo que se hace necesaria una válvula de escape. Que no se malinterprete, ese escape no es evasión de la realidad. Por 90 minutos, el venezolano puede olvidarse de la cola, de la delincuencia, y disfrutar de una pausa necesaria”, comentó.

Pese a que el torneo continental representa una ventana para firmar una tregua momentánea con la dura realidad, el autor del libro “El Alma en los Pies” destacó que no cree que una victoria de Venezuela lleve al país a entrar en un proceso de reconciliación nacional.

“La Vinotinto representa, desde Richard Páez para acá, un verdadero emblema de la venezolaniedad. De ese sentirse venezolano. Más que la de baloncesto, por ejemplo, o que el beisbol. Eso sí, un triunfo del combinado nacional te ayuda a abrazarte con tu otra parte, con el vecino, con el otro, pero, te convoca sólo por un ratíco”, explicó.

“El problema es que la selección de fútbol gana, y al día siguiente te toca volverte a enfrentar con la realidad dura del país. Y se te olvida el abrazo del día anterior, se diluye esa reconciliación”, apuntó.

“El proceso de descomposición y de volatilización de la sociedad es tan grande, que no veo como una victoria de Venezuela logre una reconciliación automática. Vivimos en una sociedad sin reglas, donde todo atenta contra la convivencia, y esto no se olvida. Lamentablemente, el fútbol no hace milagros”, destacó.

Sin embargo, aunque el panorama no es tan alentador, Ávalos destacó el poder curativo (por un rato) de un evento de este tipo, donde está involucrada la selección nacional.

“Es como una curita, alivia una situación por un rato, pero es sólo una tregua. El venezolano puede lograr identificarse con un equipo de todos, con esa metáfora, pero los problemas del país, al finalizar el partido, seguirán estando ahí presentes”, remató.


Una responsabilidad
Juan Arango destacó en Chile que en el seno de la selección sienten que deben intentar ganar para darle una alegría al país. “Sabemos de la crisis, de lo mal que estamos pasándolo en este momento, y por eso nosotros deseamos brindarle al país una alegría. Una victoria, algo que ayude a hacer que este mal momento que pasamos ahora, se haga más llevadero”, apuntó.