• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Combate a lo sumo

Japón es el único país donde la lucha se practica profesionalmente y no se permite la participación de mujeres

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Más de 100 atletas venezolanos han incursionado en el sumo, una especie de lucha libre en la que dos gladiadores se enfrentan en un área circular de aproximadamente 6,5, metros en combates que por lo general no superan los 60 segundos y en su mayoría es practicado por personas obesas, corpulentas y de estatura alta.

Verónica Guerra, una joven de 24 años de edad, integrante de de la selección de Rugby de la Universidad Simón Bolívar, donde cursa estudios de computación, manifestó que luego de asistir a una clase de prueba en los juegos de exhibición que se realizó en Cali, Colombia, en 2012, con la participación María Cedeño, quedó encantada con la disciplina y piensa seguir entrenándose para cuando se presente la oportunidad representar a Venezuela en una prueba internacional.

"En los Juegos Nacionales de Sumo Adulto Universitario celebrados el año pasado en San Juan de los Morros, obtuve dos medallas de bronce y una de plata, en la que ha sido una de mis mejores presentaciones", dice Guerra mientras se coloca la vestimenta para practicar en la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela, lugar donde se puede entrenar dos veces por semana.

Guerra, una vez ataviada con el Mawashi (una cinta larga que le da varias vueltas al cuerpo) realiza ejercicios aeróbicos, trotes caminatas, levantamiento de pesa y natación. "El llamado es para que los nuevos practicantes del sumo en Venezuela sigan adelante con esta disciplina y los entrenamientos", enfatiza la estudiante.

Por su parte, Karlin Berroterán, una caraqueña de 22 años de edad, cinta negra en kárate y perteneciente a la categoría de -65 kilogramos en sumo femenino, afirmó que en 2012 llegó a esta modalidad de lucha luego de asistir a un seminario del que salió emocionada por los combates que presenció.

"Soy cinta negra en kárate, deporte que sigo practicando en mis tiempos libres, pero con el sumo he aprendido mucho. Es un disciplina de una sola técnica y de impacto que te exige rápida actuación para tratar de superar a tu contrincante en el menor tiempo posible, todo lo contrario del kárate", señala Karlin.

Edward Barrios, de 28 años de edad, estudiante de comercio exterior en la Universidad Central de Venezuela , representa al Estado Vargas, compite en la categoría de más de 100 kilos y ocupó el tercer lugar por equipo en los Juegos Nacionales de 2014. "Entreno dos veces a la semana y el año que viene aspiro a conseguir mi primera medalla", destacó.

José Luna, de 24 años de edad y practicante de judo, decidió ingresar en la categoría menos 85 kilos y tuvo la oportunidad de representar al Estado Vargas en el Campeonato Nacional realizado en Maracay, justa en la que ocupó el cuarto puesto y la que considera una de sus mejores confrontaciones.

"Tengo un año en la práctica. La vestimenta y las técnicas utilizadas para derribar al oponentes son las diferencias entre el sumo y el judo", dijo Luna, quien aspira a conseguir el campeonato mundial.

Tres años en Venezuela

Abel Franco, presidente de la Federación Venezolana de Sumo del Distrito Capital, manifestó que en Venezuela la disciplina inició su organización hace algo más de tres años, en lo que respecta a los clubes, asociaciones y ahora la federación.

"Desde 2012 se lleva adelante la parte competitiva. Contamos con 12 asociaciones registradas y otras cuatro en proceso, mientras que la federación está en trámite de recibir el reconocimiento por parte del Ministerio de Deporte", agrega Franco.

Los círculos en los que se combate el sumo se le conocen como dohyo y están hechos de arcilla con arena esparcida sobre su superficie. Miden entre 34 y 60 centímetros de altura. Tiene una circunferencia de aproximadamente 6,5 metros de diámetro y está delimitado por una larga soga de arroz llamada tawara, que es enterrada en la arcilla. En el centro se encuentran dibujadas dos líneas, las shikiri-sen, en el que los rikishi o luchadores deben posesionarse antes de comenzar el enfrentamiento.

Cada encuentro es precedido por un ritual ceremonial y, solamente los gladiadores que lo practican en la categoría profesional y libre, son reconocidos por su gran tamaño, ya que la masa corporal es el factor decisivo para su destreza, por lo que la dieta que llevan está dirigida específicamente para ganar y mantener peso.

"A pesar de la cantidad de rituales previos y posteriores a los combates, así como el tamaño y peso de algunos de los contrincantes, las reglas son pocas y no muy complejas. El primer luchador en tocar el suelo con cualquier parte del cuerpo a excepción de los pies, queda eliminado, así como el primero en hacer contacto con el exterior del círculo de lucha, ya sea con los pies o cualquier otra parte del cuerpo. Otra de las reglas que amerita la descalificación por parte de los jueces, es si el luchador pierde o se le cae el Mawashi, única vestimenta utilizada durante un combate", enfatiza Abel.

Organización

Luis González presidente de la Federación de Sumo del Distrito Capital y entrenador de la disciplina, afirmó que la delegación venezolana está conformada por más de 100 atletas entre los que se encuentran María Cedeño, Ofelia Barrios, Verónica Guerrea, Karlin Berroterán, José Luna y Edgar Barrios, quienes se alistan para las próximas competencias que se programarán en 2015. ³La idea de montar eventos nacionales e internacionales es con el propósito de fomentar la disciplina en las instituciones de educación media y superior para que se pueda conformar una delegación nacional de relevo que represente al país² dijo.

Mundial en Ucrania

Japón es el único país en el que el sumo se practica profesionalmente. En Venezuela y Suramérica se ejerce en el amateur, condición que permite la participación de mujeres en las categorías de 65,80 y más de 80 kilos y el masculino con 85, y libre desde 115 y más kilos. "Para el próximo año esta previsto celebrar el Mundial Universitario en la República de Ucrania justa que reunirá estudiantes de las universidades Central de Venezuela, Nacional Experimental Ezequiel Zamora de Barinas, Tecnológica del Táchira, Experimental de Yaracuy, Pedagógica de Maracay, del Zulia, Bicentenaria de Aragua, de Oriente y Rómulo Gallegos" afirma el federativo.

"La Federación Venezolana de Sumo de Venezuela, que cuenta con 12 asociaciones debidamente registradas, trabaja con la finalidad de que el sumo se incluido en los Juegos Olímpicos que se celebrarán en 2020 en Tokio", señala Franco.