• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Coentrão rescató a Portugal en el descuento contra Israel

Fabio Coentrão | AP

Fabio Coentrão | AP

Un gol de rebote y en el descuento del lateral madridista da el empate ante Israel a los lusos, que perdían 3-1 a falta de 20 minutos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En los últimos segundos del descuento, un rebote que favoreció a Coentrão evitó un descalabro de Portugal en Israel (3-3). El lateral madridista logró el empate definitivo después de que los errores defensivos de la pareja de centrales Pepe-Bruno Alves, un mal pase del propio Coentrão y la falta de puntería estuvieran a punto de dejar a Portugal sin apenas margen de error para poder estar presente en el próximo Mundial de Brasil, en 2014.
La derrota no sólo alejaba a la selección lusa de la primera plaza del grupo que ocupa Rusia, sino que también le complicaba la segunda posición que puede dar derecho a la repesca. Ahora está empatada a ocho puntos con los israelíes. Portugal, que concedió tres goles por el centro, perdía 3-1 a falta de menos de 20 minutos.
Una arrancada de orgullo y potencia de Cristiano cerca del área la terminó culminando Helder Postiga para hacer el 3-2. Cristiano, que reclamó dos penaltis, vio una tarjeta amarilla por protestar y no podrá jugar en Azerbaiyán el próximo miércoles.
Se habían puesto por delante los de Paulo Bento con un cabezazo contundente de Bruno Alves y controlaba el partido Portugal hasta que emergió la figura de Hemed. “Es una cuestión de mentalidad. Ponernos por delante debería habernos ayudado”, dijo Paulo Bento.
El delantero del Mallorca se adelantó a los centrales lusos y cazó a la media vuelta un centro desde la derecha que envió al fondo de la red con un zurdazo ajustado. Hemed siguió con su recital con un pase de espuela que Ben Basat resolvió con un violento disparo.
La jugada nació de un mal pase de Coentrão cuando Portugal traba de salir jugando desde atrás. Otro error de Bruno Alves, que descuidó el marcaje de Gherson en un saque de esquina, puso a Portugal contra las cuerdas con dos goles de desventaja. Por otra parte, el partido entre Irlanda del Norte y Rusia fue aplazado por la nieve.

Croacia venció. Croacia se impuso a Serbia (2-0) con goles de Mandzukic y Olic en un duelo que estaba marcada por la tensión que generaba el recuerdo de la Guerra de los Balcanes y por la amenaza de suspensión que hizo la policía crota si había alguna ofensa étnica desde la grada.
En Kazajistán, Alemania, que jugó sin delantero centro, se impuso con facilidad (0-3) a la selección local con tantos de Götze, Schweinsteiger y Müller.

Balotelli enfrió la samba. Un Balotelli maduro, sin extravagancias ni detalles superfluos, sometió a Julio César a una ensalada de tiros. A todos respondió el meta brasileño menos a uno: un disparo desde fuera del área.
El delantero del Milan sofocó las ilusiones de la canarinha en la primera parte. Neymar demostró su pericia para dirigir las contras, aunque le faltó el peso de Balotelli. A escasos tres meses de la Copa Confederaciones y con nueve títulos Mundiales sobre el césped del Stàde de Ginebra, salió un partido sin ataduras: las delanteras muy por encima de las defensas. Debutó Diego Costa con Brasil, a los 24 años, y De Rossi se lesionó en el muslo.
“No perdamos la pelota”, gritaron desde el banquillo italiano. Y los azzurri trataron de seguir al pie de la letra los consejos de su entrenador, Cesare Prandelli, tan respetuoso siempre con el balón. Pero sus ataques, trazados por Pirlo y Giaccherini, morían en las manos de Julio César. El portero del Queens Park Rangers, venido a menos en los últimos años, recuperó las sensaciones de sus mejores tiempos.
Postergado al puesto número 18 del escalafón mundial, Brasil necesitaba un golpe de moral y lo tuvo en la primera parte, acompañado por la fortuna en el rechazo de Bonucci. El central italiano prolongó hacia el segundo palo un centro de Filipe Luis. Allí estaba Fred. El delantero del Fluminense solo hubo de empalar con el interior. Italia siguió atacando, con el inconveniente, tan poco italiano, de dejar espacios a su espalda. En ese terreno, Neymar es una eminencia. La estrella del Santos atacó la corona del área azzurra y entregó con la zurda a Oscar. El media punta del Chelsea remató con el exterior de la diestra, casi de puntera, raso y pegado al palo de Buffon.
Dani Alves fue el más activo en la canarinha, con absoluta libertad por parte de Scolari para sumarse al ataque. Mucho más constreñido estuvo Filipe Luiz, tal vez porque ya por su lado arrancaba Hulk con esa cabalgada de búfalo. Demasiado impetuoso, a veces, dejándose atrás otro perfecto pase de Neymar. Este no mezcló bien ni con Fred ni con Hulk. No están a su altura.
Italia comenzó la segunda parte con una delantera multicultural: un descendiente de ghaneses criado en Brescia, Balotelli, y otro de egipcios con nacionalidad venezolana, El Shaarawy. El mestizaje surtió efecto y la joven pareja descuadró con su movilidad a una zaga envarada con Dante y David Luiz. De una combinación entre ambos salió el corner de primer tanto azzurro. Lo remató De Rossi, de primeras, desde el punto de penalti, tapado por un bosque de defendores. Italia se sintió liberada del infortunio, favorecida por un pase atrás errado de Oscar. Cayó a los pies de Balotelli, el peor enemigo.

El centenario de Ramos
El 26 de marzo del 2005 Sergio Ramos (Camas, 1986) comenzó a escribir lo que hoy ha terminado por convertirse en un acontecimiento histórico. Aquel día, de la mano de Luis Aragonés se puso por vez primera la camiseta de la selección española. Ayer, en El Molinón y con el brazalete en el brazo, el central andaluz se ha convertido en el jugador español más joven en entrar en el selecto club de los futbolistas que han jugado cien partidos con La Roja. Dos veces campeón de Europa y campeón del Mundo en Sudáfrica, resulta difícil adivinar dónde está el techo de este futbolista, llamado a convertirse en un mito de la selección, si es que no lo es ya a estas alturas.