• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Cocodrilos tuvo que atravesar el espinoso camino hacia el éxito

Rostin González, gerente general, y Néstor Salazar, entrenador, fueron los arquitectos de la construcción de un equipo sin estrellas pero con el talento suficiente para estar en lo más alto del baloncesto nacional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ellos no son compadres y tampoco estaban “muertos” en el ámbito deportivo, tal como sonaba la canción de Johnny Pacheco y Pete “Conde” Rodríguez. Tampoco son los mejores amigos, no piensan igual, tienen personalidades distintas, pero uno necesitó del otro y viceversa, para continuar en el camino del éxito, por el cual transitaron por primera vez en el año 2008, cuando Rostin González y Néstor Salazar unieron sus esfuerzos para darle el tercer título a Cocodrilos de Caracas. Hoy, la divisa capitalina suma seis trofeos de campeón, cuatro de ellos bajo la gerencia del Héroe de Portland y con la conducción técnica del entrenador conocido como “Mamá Osa”.

En contra de cualquier pronóstico, el equipo capitalino alzó el trofeo de campeón de la temporada 2015-2016 de la Liga Profesional de Baloncesto, tras superar en 7 emocionantes encuentros a Bucaneros de La Guaira en la final. Antes de eso, vino de atrás en la serie para vencer a Trotamundos de Carabobo y barrió en cuatro partidos, al actual campeón de la Liga de las Américas, Guaros de Lara. Estas líneas son cortas para describir el significado del título que alcanzó el quinteto de saurio, al tomar en cuenta que todas sus estrellas habían abandonado el fortín de la Cota 905.

“Este triunfo me motivó mucho, yo lo catalogué como algo épico. Los verdaderos entrenadores de baloncestos se demuestran cuando haces ajustes luego de una derrota y eso fue lo que hicimos en el séptimo partido contra Bucaneros”, recordó Néstor Salazar en una visita al diario El Nacional junto a Rostin González. “Cuando hablo de ese encuentro hasta se me eriza la piel”, manifestó el entrenador mientras exhibía el brazo que corroboraba sus palabras.

El coach nacido en Yoco, estado Sucre, hace casi 60 años (cumple las seis décadas el 30 de junio), recordó las últimas 48 horas de la temporada en la que Cocodrilos pasó de ser de victimario a víctima, tras estar arriba en la serie 3-1 y luego verse 3-3. “Luego del partido 6, nos quedamos en el camerino Carl Elliott, (Nelson) “Kako” Solórzano, Gustavo Maza y yo. Hablamos aproximadamente  15 o 20 minutos, y encontramos el ajuste que teníamos que hacer. Al siguiente día, le presentamos a Bucaneros cuatro tipos de defensa en zona distinta”, rememoró “Mamá Osa”. “Ahí es cuando vale el trabajo del entrenador, cuando estás abajo, hay otros que cuando están ganando alzan los brazos y silvan, pero cuando están perdiendo se entierran en el banco”, explicó.

“Aplausos para Salazar”. Uno de los jugadores claves en el sexto título de los saurios fue Lenín López, especialmente por su trabajo defensivo. El espigado jugador de la Silsa regresó este año a las filas capitalinas, luego de jugar en Bolivia y Perú.  El gerente general, Rostin González, explicó el retorno del jugador que puede desempeñarse desde el puesto 1 al 4. “Cuando Lenín vuelve al equipo, Néstor (Salazar) se me acercó y me dijo -yo voy a recuperar a Lenín López-y ahí ustedes vieron todo lo que hizo”, contó el ex jugador. “Eso fue obra del entrenador, hay que aplaudir a Néstor porque creyó en él y lo volvió a colocar en un gran nivel luego de estar en países que no tienen una gran calidad en el baloncesto”, agregó González.

La máxima figura jerárquica de la oficina de Cocodrilos, luego del dueño Phillip Valentiner, ahora tiene el compromiso de pensar en el futuro de su entrenador. Esto, debido a que lo visualiza como el posible gerente deportivo de Caracas. No obstante, Salazar aún no está cien por ciento convencido del movimiento que lo llevaría del banquillo al escritorio. “Yo lo entiendo, luego de este título, yo no me quitaría”, dijo el gerente general, quien no es la primera vez que apoya públicamente a la figura de “Mamá Osa” como entrenador.

Cocodrilos fue perdiendo a sus antiguas estrellas, uno a uno, año por año. En la lista del éxodo de jugadores aparecen Jesús Centeno, Windy Graterol, Luis Bethelmy y Néstor Colmenares. De todos ellos, solo Centeno habló en contra de su ex entrenador, al asegurar que le había faltado el respeto y que su estrategia ya era conocida por todos en la liga. González, recuerda esa situación, y trajo al tapete lo que pensó y aún considera.”Si Phil Jackson dirige a los Knicks, vuelve a jugar con el triángulo y es campeón otra vez. El coach tiene su técnica y el secreto es creer y confiar en sus jugadas. Él hizo que los jugadores creyeran en su filosofía y quedamos campeones. Las estrategias del baloncesto se crearon hace tiempo. Ahora, nadie va a inventar algo nuevo”, terció el gerente.

Por su parte, Salazar dividió la temporada en tres fases al señalar que el camino que transitaron los jugadores y el cuerpo técnico no fue fácil para ellos. “Los retrasos en los aeropuertos, los problemas personales, los viajes, eso no lo saben los fanáticos. Nosotros tuvimos un buen arranque, luego perdimos a un importado (Kris Lang) y luego la llegada de Wendell Mckinnes nos estabilizó”, recordó el ganador de cuatro anillos de campeón.