• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Christian Santos dio el salto que necesitaba

El ariete nacido en Puerto Ordaz firmó ayer con el Waasland-Beveren de la primera división de Bélgica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Christian Santos es el hijo del medio de un matrimonio de un venezolano con raíces en el norte de España y una venezolana con ascendencia alemana. Sus dos hermanas nacieron en Alemania pero él lo hizo en Puerto Ordaz, donde sus padres se conocieron cuando sus familias trabajaban en de las empresas básicas.

Cuando era pequeño su familia decidió regresar a Europa para instalarse en el oeste del mapa de Alemania, en un pueblo cercano a Dortmund, donde el niño inició el camino que ayer le llevó a firmar por dos años con el Waasland-Beveren de la primera división de Bélgica.

Santos se inscribió para jugar en el equipo de su pueblo, el mismo donde inició el ex goleador de la selección germana Karl-Heinz Rummenigge, y comenzó a despuntar. Una tarde, al padre, Robert Santos, se le acercaron dos ojeadores, uno del poderoso Borussia Dortmund y el otro del más modesto Arminia Bielefield.

El segundo de ellos fue el primero en hacer una oferta formal y Christian fue allá. Debutó con 22 años de edad y anotó cinco goles en 19 partidos. El año siguiente salió del equipo y fue al AS Eupen, de la segunda división belga, en el que anotó 15 goles en 30 encuentros. Su nombre comenzó a sonar tibiamente. “Sé que el DT (César Farías) dijo que sería conveniente estar en primera. Ahora lo estoy, y depende de mi poder llegar a la Vinotinto”, dijo.

En el Waasland-Beveren se encontrará a un equipo de tradición que intenta resurgir luego de unos problemas económicos que lo obligaron a descender y a fusionarse con otros clubes. “Para mi era importante elegir un equipo donde pueda incorporarme y jugar”, comentó con un español bastante bueno. Antes de firmar el contrato conversó con el entrenador, el belga Glen De Boeck, quien le invitó a luchar por un puesto.

“Estoy contento de poder demostrar lo que puedo hacer, ahora en primera división. Ahora me toca trabajar, trabajar y trabajar”. En el Freethiel Stadion de Beveren, un pequeño estadio para 12 mil personas, Santos tendrá la gran oportunidad que quería para hacer despegar su carrera. Su objetivo es llegar a la selección, pero antes de aspirar a eso tenía que dar un paso como el que dio ayer.

Delantero de recursos

Santos asegura que prefiere intentar armar una pared con un compañero que encarar en el uno contra uno a un rival. “Voy bien por arriba, me gusta jugar pegado a la banda, más por el lado izquierdo, y desde ahí hacer la diagonal, entrar y anotar”, se describe.
En este, su segundo año en Bélgica, lleva 10 tantos en 28 duelos. “Mi sueño es jugar con la selección de Venezuela porque yo me siento venezolano, pero hasta ahora no he tenido contacto con el cuerpo técnico, imagino que tengo que seguir luchando”, afirmó Santos, quien ayer dio un paso importante al asegurarse un puesto en primera división del próximo curso.